El 28 de julio, ZURICH anunció que estaba evaluando una potencial oferta para comprar RSA. Esta mañana, el grupo suizo acaba de dar a conocer que las conversaciones con la entidad británica “han terminado” y que “no tiene intención de hacer una oferta” para adquirir la totalidad del capital de RSA.

Cabe recordar que mañana era la fecha límite que tenía el grupo helvético para presentar una oferta formal por las acciones del grupo inglés. En un principio, se estimaba que esta adquisición supondría una inversión de aproximadamente 5.600 millones de libras (7.670 millones de euros).

La razón para no seguir adelante con la operación es el deterioro en el rendimiento comercial que el grupo suizo ha detectado en su negocio de Seguros Generales. El enfoque del grupo en lugar de la posible oferta para RSA “estará en tomar las acciones necesarias para cumplir con la rentabilidad exigida para el negocio de Seguros Generales”, señala la propia aseguradora.

Revisión a fondo del negocio de Seguros Generales

En un comunicado paralelo al del anuncio del fin de las negociaciones con su homóloga inglesa, ZURICH ha hecho público esta mañana una actualización de previsiones para sus resultados del tercer trimestre de 2015, en los  que asumirá unas pérdidas estimadas de 275 millones de dólares (243 millones de euros) por su exposición a los daños causados en agosto por una serie de explosiones en una estación de almacenamiento de contenedores en el puerto de Tianjin en China.  

Además de las indemnizaciones por este siniestro, el grupo espera ahora que la rentabilidad “más débil de la esperada” en su negocio de Seguros Generales en el primer semestre continuará en el tercer trimestre. “Las grandes pérdidas -excluyendo la siniestralidad relacionada con la explosión de Tianjin- estarán en niveles similares a los de la primera mitad del año. Además, las revisiones de reservas recientemente completadas indican un posible impacto negativo de alrededor de 300 millones (265 millones de euros) en el tercer trimestre en relación a los pasivos de este año y de los anteriores en el negocio de RC en Estados Unidos y algunas otras líneas de actividad”, concreta el grupo en su comunicado.

Ante el deterioro de la rentabilidad en ciertas partes del negocio de Seguros Generales, y tras su nombramiento como CEO de esta unidad, Kristof Terryn está llevando a cabo una revisión a fondo del negocio. El grupo anticipa ya que esta división presentará pérdidas operativas de 200 millones (177 millones de euros) en el tercer trimestre del año. En todo caso, mantiene su objetivo de alcanzar un ROE para esta división de entre el 12% y el 14% entre 2014 y 2016.