Antes de la presentación de la Memoria Social del Seguro tuvo lugar la Asamblea General Ordinaria de UNESPA, donde se aprobaron la Memoria de Actividades y las cuentas de la asociación y se repasó la situación y retos del sector. González de Frutos indicó que el sistema de bienestar en España debe cambiar, pero criticó a quienes creen que el seguro defiende esta postura “con el único objetivo de hacer más negocio”. Así, remarcó la importancia del sector asegurador para mantener el poder adquisitivo y la calidad de vida de los ciudadanos en el futuro.
La presidenta de la asociación abogó por el ahorro a largo plazo como complemento del actual sistema de pensiones, aunque advirtió que “el sistema fiscal español ha adolecido de poca sensibilidad hacia el ahorro finalista a largo plazo”. De este modo, lamentó que no se haya hecho un mayor esfuerzo “por crear pilares de previsión social complementarios al de reparto”, aunque confía en que la reforma fiscal en marcha “corrija este defecto”.

Por otro lado, destacó la importancia de la comunicación a los contribuyentes de información acerca de la pensión esperada, que “va a marcar un antes y un después, porque van a tener idea de lo que los productos de previsión social pueden hacer por ellos en términos de prestación futura”. En este sentido, indicó que UNESPA ha desarrollado un “estándar de rentabilidad esperada, una ‘TAE’ propia del seguro”.

Asimismo, precisó que en España solo el 12% de los trabajadores tiene un sistema de previsión complementario a la pensión y apuntó que “hay que conseguir que se dedique entre el 7% y 9% de los ingresos a previsión futura”, frente al 2% que supone actualmente.

En cuanto a la polémica surgida acerca de la privatización de la gestión de la sanidad pública, indicó que esta situación ha dado lugar a la creación de “una visión maniquea del problema”, en la que la salud es pública o privada, cuando “la salud es salud, sin que importe si quien da la prestación es un centro público privado”. Respecto al Baremo de Autos, recordó que el sector está a favor de su revisión periódica, puesto que un modelo rígido acaba por ser incapaz de adaptarse a las circunstancias que regula, desembocando en litigiosidad.

Tras esta intervención, se aprobaron por unanimidad la Memoria de Actividad y las cuentas anuales de la organización. La asociación tuvo unos gastos de 6.759.935 de euros, frente a unos ingresos de 6.949.119 euros, por lo que se anotó un superávit de 189.184 euros que se destinará a remanente. Además, se aprobaron las nuevas altas de MUTUALITAT DE PREVISIÓ SOCIAL DEL COL.LEGI D’ENGINYERS INDUSTRIAL DE CATALUNYA y SOVAG.