“El seguro de Salud es esencial para el bienestar de la ciudadanía en España y su labor cotidiana constituye una aportación fundamental para el Sistema Nacional de Salud (SNS)”. A partir de esta histórica premisa de UNESPA, la asociación sale al paso del informe ‘Análisis y propuestas para la regeneración de la sanidad pública en España’, que, a juicio de la organización presidida por Pilar González de Frutos, “cuestiona la tarea que desempeñan, con dedicación y profesionalidad, las aseguradoras y quienes en ellas trabajan”.

En el informe de la Fundación Alternativas se propone el fin del ‘modelo MUFACE’ y la supresión de los incentivos fiscales para la contratación de pólizas privadas de Salud. Respecto a la primera medida, UNESPA alega que “la asistencia sanitaria que se presta por las mutualidades de funcionarios a través de las entidades aseguradoras constituye un modelo de colaboración público-privada de éxito demostrado”. El porcentaje de funcionarios que eligen a las aseguradoras y no a la Seguridad Social (el 85%) y el coste médico por asegurado (un 30% más barato que el coste medio de atención de esa misma persona por parte de la sanidad pública) demostrarían la validez de este modelo, que supone “una importante fuente de ahorro para las arcas públicas”. En su argumentación también se refiere a la saturación que supondría derivar toda la carga de trabajo y los millones de pacientes que asumen los centros privados a la sanidad pública.

En cuanto a los incentivos fiscales, UNESPA considera que, en la actualidad, son “muy limitados”. “El desarrollo del seguro de Salud privado, que en España está especializado en la gestión de los costes asistenciales, constituye un objetivo de interés general. El seguro contribuye a moderar significativamente la demanda de prestaciones sanitarias que recibe el SNS, mejora sus tiempos de respuesta y ayuda a reducir el gasto público. Igualmente, hay que recordar que, en su calidad de empresas, las aseguradoras que operan en el ramo de salud constituyen una fuente de empleo en el sector sanitario”, argumenta la asociación profesional.

Por último, insiste en “la necesidad de avanzar, como ya han hecho otros países del entorno europeo y de honda tradición social, en la creación de esquemas de colaboración público-privada”. “El sector asegurador, por su especialización, junto al sector sanitario privado puede y debe colaborar con el sistema público para optimizar la gestión de los recursos, superar estos desafíos y, en última instancia, garantizar la sostenibilidad de un derecho de la ciudadanía como es el acceso a la atención sanitaria”, concluye.

Acceso al comunicado de UNESPA