Los cambios más relevantes, afirma el directivo, han sido en “todo lo que tiene que ver con los contratos, porque al ser consensual ya no se puede hacer una cotización, porque si la cotización te la aceptan, tienes el consentimiento y ahí está. No da tiempo para la inspección”.

La nueva normativa es “un gran logro para el mercado asegurador es que la nueva ley tipifica como delito el fraude al seguro dentro de los delitos de estafa”, explica. Además, añade que la Ley “incluye muchos elementos de modernidad y adecua muchas cosas a la mecánica del seguro como es ejercido hoy en día”.

Cuestionado sobre por qué el área contable será una de las más afectada destaca que “antes las pólizas establecían la cancelación y devolución de prima de acuerdo a la tarifa de términos cortos, que si el asegurado ha cancelado durante el primer mes te ganas el 20% de la prima anual y del segundo al décimo mes un 10% por mes. Ahora no importa cuándo se cancele la póliza, se devuelve a prorrata, por lo que tienes que adecuar tus sistemas contables”.

Según Eduardo Couyoumdjian el mayor impacto de esta medida se observa en que “la retención es bastante alta ya que “el cliente no está preocupado de cambiarse de seguro constantemente, por lo que no veo un gran impacto. No veo un boom de cambios como con la portabilidad numérica. En esta compañía nosotros estamos con una retención del 80% a un 82%, lo cual es bastante bueno”.