La posible amenaza de un ataque cibernético se ha convertido en un riesgo real que ha puesto en alerta a toda la sociedad, un riesgo en el que el seguro podría tener un papel crucial que desempeñar, ayudando a las organizaciones a gestionar su exposición ante la amenazada cibernética. No obstante, todavía hay un nivel significativo de incertidumbre sobre el impacto de estos eventos. En su discurso sobre el Estado de la Unión de 2013, Barack Obama, se preguntaba por cómo afrontaría Estados Unidos un ciberataque sobre su red eléctrica. LLOYD’S ha recogido el guante y ha realizado un estudio que sitúa el coste para la industria aseguradora, que implicarían a más de 30 líneas, en un total de 21.400 millones de dólares (19.403 millones de dólares), llegando a alcanzar en el escenario más extremo los 71.100 millones (64.468 millones de dólares).
Este informe realizado por el mercado londinense bajo el título ‘Las implicaciones del seguro ante un ataque cibernético en la red eléctrica de Estados Unidos’, tiene el objetivo de aportar el conocimiento para desarrollar la próxima generación de soluciones para hacer frente a la actual era digital.

Las principales conclusiones del informe son:

Los atacantes son capaces de infligir daño físico en 50 generadores que suministran energía a la red eléctrica en el noreste de Estados Unidos, incluyendo la ciudad de Nueva York y Washington. Mientras que el ataque es relativamente limitado en su alcance (casi 700 generadores suministran electricidad en toda la región) se podría generar un apagón más amplio que dejaría a 93 millones de personas sin electricidad.

El impacto total de la economía de Estados Unidos se estima en 243.000 millones, llegando incluso a suponer más de 1 billón de dólares posicionándose en un escenario más extremo.

Un requisito fundamental para que se pueda dar una respuesta aseguradora ante estos riesgos cibernéticos será mejorar la calidad de los datos disponibles para continuar con el desarrollo de modelos probabilísticos.

El intercambio de datos en ataque cibernético es un tema complejo, pero podría ser un elemento importante para poder aportar las soluciones de seguros necesarias y claves para hacer frente a este riesgo emergente.