Durante la Conferencia de FIDES que se celebró en El Salvador, el pasado mes de noviembre, el directivo destacó entre otros temas que la aseguradora busca nuevos nichos donde desarrollar el negocio. “Queremos salir de las pólizas más tradicionales, desarrollando productos más innovadores como por ejemplo en D&O, RC, Profesional, siempre nos hemos diferenciado por desarrollar más activamente el mercado y, por ello, apostamos más por la tecnología. Lo que queremos es darles el máximo provecho a los asegurados”.

¿Cómo nace y cuál es la historia de la compañía? ¿Cómo está estructurada en la actualidad?

Alberto Duarte.- LA CONSOLIDADA es una compañía generacional que lleva 56 años operando en el mercado, es una compañía 100% compuesta por capital paraguayo. Actualmente estamos posicionados entre los cinco primeros grupos, exactamente en la posición tercera dentro de las compañías aseguradoras del país. Tenemos 26 oficinas distribuidas por todo el país y tenemos 360 colaboradores.  

El mercado paraguayo de seguros está compuesto por unas 37 compañías que desarrollan su actividad en diferentes ramos. Nosotros somos una aseguradora multirámica. Además, queremos salir de las pólizas más tradicionales, desarrollando productos más innovadores como por ejemplo en D&O, RC, Profesional, siempre nos hemos diferenciado por desarrollar más activamente el mercado y, por ello, apostamos más por la tecnología. Lo que queremos es darles el máximo provecho a los asegurados.

¿Cómo esperan cerrar el año en cuanto a resultados y objetivos?

Alberto Duarte.- Este año cerraremos en torno a los 38.000 millones de dólares en primas, la mayor producción la tenemos en Autos, Vida y Caución, luego se situaría el resto de líneas. Este 2017 hemos querido impulsar mucho el producto de vida individual temporal a un año, pero antes hay que crear una cultura aseguradora. Las personas se aseguran más por una cuestión de disposición, por ejemplo, si lo compras mediante un crédito digamos que el concesionario te obliga. Nosotros no tenemos un seguro de autos obligatorio, ahora mismo es un proyecto. Tampoco existe la franquicia, por lo que tenemos una importante alta siniestralidad. Como CONSOLIDADA hemos trabajado con el departamento técnico y comercial para sacar un seguro con planes de franquicia que se une al que ya tenemos sin franquicia. Estamos tratando de sanear la cartera. El mercado de seguros tiene más o menos el 60% de siniestralidad en autos. Hay una franja de capitales en la que se concentra el mayor índice de siniestros que es de 1 a 20.000 dólares, que son los que adquieren su primer coche.

¿Qué canales de distribución tenéis? ¿Cuáles debéis potenciar?

Alberto Duarte.- Bróker, agentes propios, en el caso de los bancos, éstos tienen sus propios agentes, canales de ventas actualmente hay muchos, pero sobre todo en el ramo de Autos. Lo que más cuesta es impulsar los seguros de otros riesgos, como Hogar, Incendio, Ganado, Transporte. Además, en estos ramos se necesita una formación por su cuestión técnica, hay que entender el producto y conocerlo, por ello estamos invirtiendo mucho en capacitación, creemos que es la única forma de diferenciarnos del resto, siendo entendidos por el negocio. Por todo esto nuestro proyecto es formar a gente y tener ese cambio generacional. Queremos tener las dos cosas, la experiencia de los más mayores, pero también el entusiasmo de los más jóvenes.

¿Y cómo desarrolláis esa formación a nivel interno?

Alberto Duarte.- Creo que siempre se puede seguir creciendo personal y profesionalmente.  Estamos muy centrados en esto, las ganas de seguir apoyando a nuestros empleados, por eso apostando muchísimo por la formación. Hacemos alianzas estratégicas con la Escuela de Argentina, de Chile, hace poco hicimos un diplomado internacional de la escuela de chile, fue organizado por la asociación paraguaya de compañías de seguros.

Juan Carlos Delgadillo, presidente de la asociación, cree mucho en los jóvenes y en sus capacidades. Hicimos este diplomado con 40 personas compuesto por diferentes compañías de seguros.


Preocupación por los precios

¿Que desafíos tiene el seguro paraguayo?

Alberto Duarte.- Nuestro socio principal son los reaseguradores, esperemos que estos fenómenos catastróficos que han afectado a muchos aseguradores con quienes trabajamos no incidan en el tema del costo. Es decir, que no paguemos nosotros los platos rotos. En Paraguay no tenemos apenas catástrofes, solo algunas inundaciones concretas, somos un país mediterráneo, no tenemos tsunamis, maremotos…

Creemos que Paraguay es un país que muchas cosas que actualmente se están desarrollando en otros mercados se pueden aplicar, por ejemplo, estamos muy lejos del uso de los drones, que para nosotros son juguetes, y que sin embargo pueden ayudar en muchos aspectos que ya se están desarrollando. Antes, por ejemplo, veíamos muy lejos el tema de Solvencia II y sin embargo ahora mismo ya estamos hablando de gobierno corporativo, de cómo vamos a comenzar a aplicar esta regulación.

Tenemos un gran desafío y es demostrar que estamos a la altura de las circunstancias, esto va a depender de todos, nos va a ocupar de que tengamos que juntarnos y ser fuertes entre todos.

El mercado asegurador decide los precios, no hay un estándar de tasas, y la gente se pregunta cómo hacemos esto, ya que no tenemos Superintendencia. La realidad se ve a la hora de poder o no pagar el siniestro. Nosotros tenemos aseguradores que trabajan con la compañía desde hace muchísimos años y estamos muy bien cubiertos.

¿Cómo está afectando la transformación digital al seguro?

Alberto Duarte.- Nosotros ya trabajamos con pólizas digitales y así en el caso de que se quiera poder recibirlo de forma digital o física. Damos la opción, pero hay muchos clientes que quieren todavía tener un papel y tener su contrato de forma física. No obstante, a la larga todo tendrá que ir evolucionando. El mejor ejemplo es que desde el smartphone ya se puede hacer todo, estamos acostumbrado a estar conectados en cualquier parte del mundo. El boom de la tecnología hay que usarlo a tu favor y sacándole el máximo provecho, lo mejor no es crearte un enemigo como la tecnología. Todo cambia, estamos en un mundo global y todo esto lo veremos a medida que nosotros mismos vayamos consumiendo esta tecnología. El seguro no puede estar ajeno a esto.