El presidente de AGRUPACIÓN MUTUAL ASEGURADORA (A.M.A.), Diego Murillo, reconoce en entrevista para el diario ‘Abc’ la intención de la mutua de entrar en un futuro en el ramo de Salud, si bien ha afirmado que “de momento tenemos objetivos más prioritarios como es nuestra entrada en los países iberoamericanos”. En este sentido, recuerda que ya operan en Ecuador, “a través de la marca AMA AMERICA”, donde han tenido muy buena acogida, “y estamos a punto de establecernos en Colombia”, que es su siguiente implantación, donde “ya hemos firmado un preacuerdo de colaboración con varios colectivos sanitarios”, avanza.

En este aspecto, concreta que “muchas más asociaciones de sanidad de otros países de Iberoamérica nos siguen pidiendo que nos establezcamos allí. Analizamos cada caso, y no descartamos abrir más delegaciones a medio plazo”, asevera. Es por ello que, preguntado por las intenciones de realizar compras, manifiesta que hay liquidez para acometerla, aunque el tamaño nunca les ha preocupado. “Si queremos crecer más nuestra Asamblea nos lo aprueba, y hemos invertido mucho en tecnología, de ahí nuestro proceso de expansión hacia Iberoamérica, donde nuestros profesionales sanitarios se han interesado en nuestro modelo y quieren que lo repliquemos en sus países”.

En cuanto a las fusiones frías entre mutuas y la intención de ganar tamaño por esta vía, el máximo directivo de la aseguradora reitera que, aunque en alguna ocasión se han estudiado posibles operaciones, lo que podría volver a hacerse, confirma que “el tamaño nos dice más bien poco. Lo que nos hace grandes es la especialización”.

En España, preguntado por el desarrollo del ramo de Autos, que supone más de la mitad de su cartera, el presidente confirma que el año pasado representó el 56% de las primas, “pero en la actualidad somos líderes en el seguro de responsabilidad civil profesional, en donde tenemos cerca de 350.000 pólizas”. Con más detalle, reconoce que la mutua lleva años intentando anticiparse al aumento de la siniestralidad que iba a darse con la reactivación económica, la cual lograron reducir en 2014 casi un 12%, “gracias al mejor uso de talleres preferentes, ajuste de precios con proveedores y a los procesos de automatización y detención del fraude”, explica.