TALANX GROUP ha incrementado un 23,6% su beneficio neto del pasado año, alcanzando unas ganancias de 907 millones, lo que supone superar los objetivos fijados al inicio del ejercicio.

El grupo, que revisa hasta 800 millones el objetivo de beneficio para 2017 y anticipa un aumento de más del 1% en sus ingresos, propondrá a la Junta General de Accionistas el pago de un dividendo de 1,35 euros (1,30 euros el año anterior) por acción.

Los ingresos por primas se han situado en el año en 31.100 millones, un 2,2% por debajo de la facturación de 2016. El resultado operativo (EBIT) creció un 5,4%, hasta 2.300 millones, gracias en buena medida a una menor siniestralidad por grandes eventos (833 millones), que fue inferior al presupuesto establecido. En este sentido, el ratio combinado quedó en el 95,7%, mejorando en 0,3 puntos el del año anterior, pese a los gastos por la reorganización su negocio minorita en Alemania.

TALANX destaca que todas sus divisiones han superado sus objetivos de beneficio neto y hace especial hincapié en el desarrollo de su actividad de seguro primario. “Nuestra meta de generar más del 50% de las primas en seguros primarios para el año 2018 casi se ha logrado en 2016, quedando en el 49% (en 2015, estaba en el 47%). La tendencia muestra que la estrategia de internacionalización y diversificación tiene un éxito sostenible”, indica Herbert K. Haas, presidente del Consejo. El grupo también ha realizado progresos en su área de seguro primario, que ha generado más del 40% del EBIT (33% en 2015).

El negocio internacional del grupo aportó 4.900 millones en primas en el año, un 5,9% más (+10,2% ajustado a cambio estable de divisas). Destaca tanto el incremento en América Latina (+5,7%) como Europa (+12,9%). El ratio combinado de este negocio  fue del 96,5% (96,3% en 2015).