El aumento de la población combinado con el cambio climático hace necesario que se refuercen los conocimientos del negocio del reaseguro agrícola. Esto ha sido lo más resaltado en el último número del folleto publicado por SWISS RE, ‘El reaseguro agrícola, una historia de crecimiento’.
En la actualidad se está viviendo un auge de la agricultura que va a continuar, principalmente impulsado por el crecimiento global que conlleva un aumento del consumo. Sin embargo, este progreso se encuentra bajo la presión de severos eventos meteorológicos como son las sequías y las inundaciones. A esto se le suma que las enfermedades están cambiando con el cambio climático, las cosechas, los bosques, la ganadería y la agricultura, lo que siendo la subsistencia de todas las personas se convierte en una gran amenaza. Estos cambios no sólo están transformando el riesgo de los productores agrícolas, sino también es un problema para la industria de seguros.

“Los riesgos que vemos hoy están estrechamente interconectados, la predicción de la pérdidas que se tendrá en el futuro es cada vez más complicada”, explica dice Kurt Maureder, jefe de reaseguro agrícola.

Asimismo, el folleto elaborado por la reaseguradora incluye una descripción actual del mercado que se complementa con una descripción de los productos de seguros enfocados a los agricultores como son las indemnizaciones y soluciones basadas en los índices. Estos últimos productos son especialmente importantes en los mercados emergentes, explica SWISS RE, que una gran parte de la población mundial está alimentada por los pequeños agricultores de estas regiones. “El seguro agrícola es necesario para dar la protección que necesitan los agricultores y ganaderos para poder mantenerse”. El mercado reasegurador debe tener en cuenta este conocimiento y dar un primer paso en esta dirección, afirma el ejecutivo de SWISS RE.