SWISS RE anunció ayer sus cuentas correspondientes a los nueve primeros meses del año, periodo en el que suma un beneficio neto de 3.659 millones de dólares (3.315 millones de euros), un 12% más que un año, beneficiándose, según explica el grupo en su comunicado, de unos “sólidos” resultados de suscripción y de inversiones, junto con una “benigna” siniestralidad por catástrofes naturales. El total de ingresos en primas se sitúa en 22 555 millones (20.440 millones de euros), un 3,7% menos.

En el negocio de reaseguro de No Vida, el grupo presenta hasta septiembre un beneficio neto de 2.274 millones (2.060 millones de euros), un 4,7% menos, con un ROE del 23,3% y un ratio combinado del 84,8%. (82,7% un año antes). La facturación en primas netas de esta unidad se eleva a 11.378 millones (10.310 millones de euros), un 2,6% menos.

Las ganancias netas en Reaseguro de Vida y Salud alcanzan los 763 millones (691 millones de euros), un 180% más, con un ROE del 18,7% y unos ingresos por primas y comisiones de 8.090 millones (7.330 millones de euros), un 4% menos.

La unidad de Corporate Solutions aporta al grupo un beneficio neto de 324 millones (293 millones de euros), un 30% más, con un volumen de primas de 2.520 millones (2.280 millones de euros), prácticamente la misma cifra que un año. El ROE esta actividad queda en el 18,7% y el ratio combinado, en el 91,9%, un punto porcentual menos. Finalmente, ADMIN RE presenta un beneficio neto de 270 millones (244 millones de euros), un 23% más.

Siniestro de Tianjin: estimación de costes de 250 millones de dólares

Por otro lado, y coincidiendo con la presentación de sus cuentas, el grupo anuncia el nombramiento, con efecto de 1 de enero de 2016, de Thierry Léger como CEO de SWISS RE LIFE CAPITAL y su incorporación al Comité Ejecutivo del grupo. En su puesto, supervisará todas las áreas relacionadas con la gestión de la cartera de Vida. Además, se propondrá a la Junta de Accionistas de abril la elección de Sir Paul Tucker como miembro del Consejo de Administración.

Por otra parte, el grupo confirma su decisión comenzar en noviembre un programa de recompra y estima en aproximadamente 250 millones (228 millones de euros) los costes que asumirá por su expansión a la explosión este mes de agosto en el puerto chino de Tianjin. “Sin embargo, como la situación continúa llena de incertidumbres considerables relacionados con la evaluación de los daños, la estimación de pérdidas está sujeta a cambios”, matiza el grupo.