En un contexto en el que el desarrollo de la economía ecuatoriana aún es modesto, el presidente ejecutivo de SWEADEN, Galo Mancheno, considera en entrevista para el último número de ‘Actualidad Aseguradora América Latina’ que todavía queda margen para crecer y, aunque por ahora están centrados en posicionar la marca en el país, donde, según asegura, “vamos a desarrollar un plan de presencia en cada provincia en los próximos tres años”, uno de los principales objetivos a medio plazo es salir al mercado latinoamericano, “a ofrecer un nuevo estilo de hacer seguros, enfocados únicamente en el cliente”. “Estamos convencidos que tendremos el mismo o más éxito que el que hemos alcanzado en nuestro país”, señala.
Sobre los objetivos de negocio, reconoce que, aunque “queremos crecer en todo, pero analizando verdaderamente el riesgo”, seguirá ampliando su presencia en los negocios individuales medianos y pequeños, alineando siempre la cultura de trabajo de la empresa en la administración de riesgos, “donde cada colaborador sea consciente de que cada paso que dé o cada decisión que tome implica un riesgo y por tanto un impacto, y que es de la misma empresa desde la que nacen las soluciones”. “Ninguna fórmula mágica solucionará o eliminará riesgos”, reitera.

A su parecer, “América Latina es un mercado en crecimiento para la industria aseguradora” donde “hay mucho por hacer, caso contrario a lo que sucede en países desarrollados”. “Es por eso que muchas transnacionales han puesto sus ojos en A.L como un puntal de negocios, lo que hace que nuestro mercado latinoamericano sea uno de los más atractivos de aquí a 5 años”.

Impedir el canibalismo empresarial

En el aspecto regulatorio, valora como conveniente una nueva ley general de seguros que impida “el canibalismo empresarial” ya que, a su juicio, están sobrerregulados, lo que da lugar a decisiones deficientes, por lo que habría que analizar las normas y “llegar a un equilibrio entre lo que debe estar regulado y lo que debe estar a libre criterio de las empresas, solo así se podrá mantener una empresa sana y sustentable”.

“Soy partidario –comenta- de que las leyes se deben elaborar para marcar principios generales (…),deben trascender en el tiempo y deben fortalecer las instituciones, deben responder a principios y no a intereses que fomentan el canibalismo empresarial, creo que es necesaria una nueva ley donde nacionales y extranjeros miren la seguridad jurídica que tanta falta nos hace y, que no sea una ley para cinco años sino que trascienda en el tiempo y que los preceptos, principios y valores rijan los destinos de nuestro mercado asegurador”.