(Colombia- Latinoamérica) “Las compañías aseguradoras tienen una obligación con sus asegurados y accionistas, en este orden, y para poder suplir estas necesidades de nuestros stakeholders, es muy importante obtener resultados positivos a corto plazo, pero sobre todo a largo plazo, garantizando la sostenibilidad que, a su vez, respalda cualquier eventualidad que pueda suceder”, afirma María Adelaida Tamayo, vicepresidenta financiera (CFO) de SURAMERICA, sobre la importancia del proceso de inversiones en el negocio asegurador. Para Tamayo “los ingresos del portafolio de inversiones representan un porcentaje importante en los ingresos de la compañía”. De esta forma revela que “un adecuado manejo del portafolio de inversión permite mitigar la volatilidad en los estados financieros como consecuencia de los movimientos en los mercados”.
En una entrevista publicada por ‘Funds People Latam’, María Adelaida Tamayo describe el equipo de inversión y cómo se toman las decisiones en SURAMERICA, ya que según la ejecutiva es necesario que “un equipo profesional con amplio conocimiento del mercado de valores y un perfil técnico que les permite tomar decisiones de inversión de manera informada y soportada en herramientas y modelos desarrollados. Tenemos un equipo interdisciplinario, en permanente proceso de formación, con especialistas en cada mercado específico de investigación y análisis”.

En cuanto a las decisiones de inversión afirma que “se toman basadas en parámetros y políticas muy claras y establecidas”. “Tenemos organismos de toma de decisiones con unas instancias de aprobación que son importantes a partir de la relevancia de las inversiones, que llega a los diferentes comités de inversión, riesgo e incluso a la junta directiva, lo que lo hace muy importante de cara a la toma de decisiones de inversión”, añade.

Por último, en cuanto al control de riesgos aseveró que es importante. Expone que en la administración del portafolio de inversiones tiene “una clara diferenciación de funciones” entre riesgos, inversiones, control y operación, con un seguimiento de los comités de inversiones, de auditoría y la junta. Todo el proceso descrito se conforma a través de “una metodología robusta y reconocida que nos permite evaluar y cuantificar permanentemente el desempeño de los portafolios de inversión identificando las fuentes de retorno”, asevera.

“El modelo compara continuamente el retorno total del portafolio contra el retorno de un portafolio referente. A partir de esta comparación se identifican los elementos que están generando Alfa y aquellos que no. El modelo además nos permite alinear los intereses de todo el equipo de inversiones con las rentabilidades de mediano y corto plazo requeridas por la compañía”, puntualizó.