Standard and Poor´s (S&P) estima que el volumen de ventas de seguros entre los clientes de banca en Brasil es aún bajo, probablemente por debajo del 30%, lo significa, apunta la agencia, “que todavía hay espacio para crecer”. Según detalla S&P en un informe, el modelo de distribución de bancaseguros ha ganado importancia en los países en desarrollo y las aseguradoras ven en este canal una de las mejores maneras de llegar a la clase media emergente en la región.
“La bancaseguros ha demostrado ser especialmente potente en Brasil, donde fue creciendo junto con el mercado de seguros generales en la última década”, afirma la analista de crédito de S&P. Amalia Bulacios.

Este tipo de canal domina la venta minorista de seguros en Brasil. “Estimamos que alrededor del 60% de todos los ingresos por primas de seguros [minorista] vienen de ventas originadas en los bancos”, dice la agencia. Este canal ayudará a compensar la caída en la rentabilidad en la concesión de préstamos de los bancos, sobre todo privados, dice S&P.

En Brasil, los mayores actores de bancaseguros son las entidades de seguros de los bancos más grandes del país. Los tres grupos mayores grupos son BRADESCO SEGUROS, ITAÚ SEGUROS y el grupo asegurador de Banco de Brasil y MAPFRE. Los tres grupos tienen una cuota de mercado del 60% en Brasil, mientras que las 10 mayores compañías de seguros tienen 85% del mercado.

La agencia señala que, de las 10 compañías de seguros más grandes, cinco son filiales de grupos financieros. Además de los tres mencionados, está HSBC SEGUROS Y CAIXA SEGUROS – esta última opera en una ‘joint venture’ con la francesa CNP ASSURANCES. Otras dos compañías de seguros tienen empresas conjuntas con bancos: PORTO SEGURO, con Itaú Unibanco, y ZURICH, con Santander. SULAMÉRICA ya tiene un acuerdo con Citibank. Las dos aseguradoras más pequeñas del top 10 son TOKIO MARINE y ALLIANZ SEGURO, según S&P.