El panel fue coordinado por Marco Schiattone, suscriptor senior riesgos financieros y miembro de la gerencia senior de PARTNER REINSURANCE EUROPE.  La mejora de la calidad de los servicios y el impacto a nivel mundial del principio de Solvencia II ha sido el centro de la ponencia de Clara Gómez, directora de Solvencia en CATALANA OCCIDENTE. Por su parte, más centrada en la importancia de Basilea IV, ha girado la exposición de Luc Reuter, jefe de Caución para Europa de CHUBB.

Santalucia

“Las tendencias regulatorias comenzaron como una protección de la crisis financiera, es una normativa que no solo se ha estabilizado, sino que a nivel internacional se están adaptando todos los requisitos de liquidez y solvencia”, comentó la directiva. “Cuando hablamos de los sistemas integrales de riesgos -añade Gómez Bermúdez- se establece unos controles adicionales a través de la segunda línea de control. Un sistema que ya se implantó en COSO, no solo Europa, sino hasta la IAIS está adaptando a los principios de los sistemas integrales de riesgos para el control interno. Se está extendiendo esa prospectiva al riesgo de supervisiones internacionales”.

“Los requerimientos de capital a nuestra industria, de por sí muy exigentes- recalcó – junto a nuestros riesgos catastróficos, es algo de nuestro día a día, por lo que debería estar implícito en la fórmula. No estamos simplificando la fórmula, está previsto que el volumen de primas y reservas se incremente hasta el 12% y 19%, respectivamente. Esto tiene menos impacto para incentivar los modelos internos, que se ajustan a los riesgos y a cómo gestionamos nuestras compañías”, destacó la directora. Si se requilibrara la fórmula, afirmó, se incrementaría el porcentaje de requerimiento de capital sobre primas al 19%, el objetivo original – matizó- era simplificar y armonizar, lograr mayores requerimientos de capital. “El negocio de Crédito per sé ya cubre el riesgo de recesión (en el riesgo catastrófico la recesión es del 100% de las primas)”.

Por otro lado, recordó que la tendencia de supervisión desde EIOPA establece un marco de supervisión común y en la que esté involucrado la industria: “Si la protección del asegurado es la finalidad, quién mejor que nosotros que conocemos cómo los protegemos y damos los servicios, somos los principales interesados en que la supervisión sea la mejor”

Tendemos a la armonización

Gómez Bermúdez también resumió algunas de las directrices sobre la armonización contable (IFRS17): “Tendemos a la armonización, pero al final se debe especificar. No está pensado en nuestras particularidades, a priori es una norma que pretenden garantizar la transparencia y la especificad de cada mercado, con agilidad en los procesos operativos y de reporting”.

Sobre las amenazas, afirmó que desde la industria vemos esta regulación con desconfianza, burocrática, administrativa, no muy ligada a nuestro negocio… “Nay que buscar la simplicidad; no exigirse más requerimientos regulatorios”. Pero también hay grandes oportunidades: trasparencia y enfoque al cliente, poder seguir desarrollando modelos internos; un sistema de gobiernos común a nivel internacional; y oportunidad de crecimiento.

Banca y seguros, más allá de las relaciones bilaterales

Reuter recordó que Basilea IV es algo que afecta actualmente a 28 jurisdicciones, toda la UE, China, Canadá, Estados Unidos y algunos países de América Latina, como Brasil, México, Argentina, por lo que tarde o temprano es “algo que nos van a afectar a todos”.  “Nosotros como industria aún tenemos mucho que hacer antes de convertirnos en compañías sofisticadas para poder competir en avales bancarios, cuando lo estudiemos desde esta perspectivas posiblemente podemos ver argumentos con los que compartir riesgo, por lo tanto -añadió- se trata de mucho más que un tamaño mínimo de poder generar primas, podemos tener unas relaciones bilaterales para generar retornos, ya que la industria de caución tiene una serie de desventajas en comparación con los bancos”.

El 90%-95% de las empresas que entran en concurso acaba en liquidación

“Es difícil tomar la decisión de frenar los límites del crédito o dejar de emitir las fianzas, incluso, llegado el caso, dejar de inyectar liquidez”, afirma Camilo Rodríguez, vicepresident, suscriptor senior, director Fianzas y Crédito Latinoamérica de  AXIS CAPITAL y coordinador del panel ‘Chapter 11 en acción. Recuperar o dejar de recuperar una compañía’. El  segundo día de la XXX Asamblea General de la APF también se ha centrado en uno de los principales problemas a los que tiene que hacer frente una aseguradora de Crédito y Caución, qué hacer cuando la empresa no tiene liquidez.

“El 90%- 95% de las empresas que entran en concurso acaba en liquidación. Por lo que la finalidad de la ley no se está cumpliendo”, señaló Diego Martínez del Peral Cagigal, director de Siniestros y Recobro de SOLUNION en España. El directivo realizo una radiografía de la actual Ley Concursal española, detallando que actualmente en España el 40% de los concursos que se realizan (en torno a los 5.000 al año, muy por debajo del reto de países) son del sector de construcción y comercio.

La experiencia de la banca

Sobre la experiencia de una entidad financiera o los bancos en una reestructuración de insolvencia se centró Pablo Martínez, director de Reestructuración de Deuda y Asesoramiento España y Portugal, Crédit Agricole Corporate & Investment Bank, España. “El objetivo es preservar la viabilidad de los negocios. Tratar de conservar lo mejor y las filiales que tienen pérdidas, tratar de venderlas y liquidarlas”. El segundo objetivo es adaptar la infraestructura financiera a la viabilidad del negocio.

Por último, María González Portillo, jefa del Departamento de Recobro Global de CESCE, detalló las virtudes del Chapter 11, las diferencias en Estados Unidos y en países como Portugal y Reino Unido. Destacó que esta regulación busca procesos más abiertos, en la que la información es de todos, un camino que aún queda por recorrer en España.