Mario Antonio Vela Berrondo, presidente Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS)

750mariovela

México es uno de los mercados aseguradores más maduros pero también uno de los más complejos. Sobre los grandes cambios normativos (Solvencia II o movilidad), los retos económicos y los riesgos permanentes, así como del gran abanico de catástrofes naturales o la adecuación a la era digital, hablamos en esta entrevista con Mario Antonio Vela Berrondo, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS). Uno de los desafíos normativos que ha emprendido el Seguro ha sido Solvencia II aunque, según explica, “es prematuro conocer los impactos que tendrá en el mercado. Ha sido un proceso arduo, operativamente muy demandante y con mucho estrés, pero las aseguradoras han sido muy exitosas en su implementación y seguramente este año se vean los logros. El gran reto es que en la práctica se logre que el modelo regulatorio que se tiene ahora sobre los riesgos, se emplee en la gestión de las empresas”.

El directivo también analiza otras preocupaciones, como las negociaciones del TLC con Estados Unidos y cómo este tendrá un efecto relevante en la economía mexicana y en el sector asegurador. “Hay movimientos económicos, como por ejemplo el tipo de cambio, que impactan directamente en los ramos de Daños y de Gastos Médicos y de Salud”, asegura, pero también, buenos resultados en la mayoría de ramos cosechados en 2016, así como una clara apuesta por la educación financiera y por impulsar la penetración del seguro en la población. ¿Los retos del futuro?, le preguntamos. “Una mayor cobertura contra catástrofes, hacer sustentables los seguros médicos y contribuir a mejorar la tasa de reemplazo de las pensiones”, señala.

Boletín Diario de Seguros América Latina (en adelante BDSAL).- Desde que está al frente de la AMIS ¿Cuáles han sido los ejes de su gestión?

Mario Vela Berrondo.- Concluir la negociación de la CUSF, de forma muy particular los aspectos cuantitativos y apoyar a nuestras asociadas en el cambio hacia el balance Económico y el nuevo RCS. También queremos dar seguimiento y reorientar la agenda de Desarrollo del Sector Asegurador, impulsando mejores prácticas, mejoras regulatorias, educación financiera y la modernización del sector considerando la innovación y la transformación digital.

 

BDSAL.- ¿Qué metas y objetivos se ha marcado la AMIS hasta finales de año?

Mario Vela Berrondo.- Trabajar en los Proyectos del Plan Estratégico Sectorial, y los del Plan de Desarrollo Estratégico del sector asegurador, los cuales están alineados. El enfoque ahora está en el desarrollo del sector, lograr una mayor penetración del seguro en México, cerrar las brechas en la transformación digital y concluir con la implantación de la LISF y la CUSF (Solvencia II).

 

BDSAL.- México es uno de los mercados de seguros más maduros de Latinoamérica, ¿cómo se ha desempeñado el sector durante el año pasado? ¿Qué evolución esperan para 2017?

Mario Vela Berrondo.- 2016 fue un año operativamente muy retador para las compañías, dada la adopción que se hizo de los elementos cuantitativos de Solvencia II. La integración del balance Económico, el cálculo del Requerimiento de Capital de Solvencia y el BEL demandaron muchos esfuerzos y una gran coordinación con la CNSF, para garantizar las adecuaciones a las fechas de entrega, a los diversos elementos de cálculo y a un reporte contable.

El mercado creció en 13,5% (en términos reales, esto es el 9,8%). Con el ejercicio de la conciliación de PEMEX, éste representa un crecimiento del 11,7%. El año pasado también como parte del cambio regulatorio las compañías debieron registrar la emisión anualizada de primas (especialmente de vida), por lo que, excluyendo esa anualización, los porcentajes son del 4,7% y del 6,5%,  respectivamente.

 

BDSAL.- A grandes rasgos, ¿qué líneas y negocios han tenido un mejor comportamiento en 2016? ¿Y las menos exitosas? ¿Qué previsiones manejan al respecto para este año?

Mario Vela Berrondo.- El ramo con mayores incrementos fue el de automóviles que creció el 19,6%, seguido por el de accidentes y enfermedades que creció el 15%. Durante 2017 esperamos un impacto por las condiciones económicas que se viven y por los efectos del deslizamiento del dólar. No obstante, si creemos alcanzar un crecimiento superior al de la economía, como ha venido siendo en los últimos años.

 

 

El efecto Trump será más fuerte en 2018

BDSAL.– Se habla de una desaceleración económica del país y una cierta contención sobre las distintas medidas políticas más proteccionistas tomadas por Estado Unidos. ¿Cómo se observa desde la asociación de aseguradores la nueva Administración de Donald Trump? ¿En su opinión, cómo afectará al desempeño económico del país?

Mario Vela Berrondo.-  Evidentemente, la decisión del Presidente Trump de abrir las negociaciones del TLC tendrá un efecto relevante en la economía mexicana y en el sector asegurador. Hay movimientos económicos, como por ejemplo el tipo de cambio, que impactan directamente a los ramos de daños y de gastos médicos y de salud.

De igual forma, al verse afectada la economía de los hogares, se tiene un efecto en el nivel de ahorro y por ende en la compra de seguros. No obstante, consideramos que los cambios que deriven del nuevo TLC no serán observables de forma inmediata y, posiblemente, los efectos más fuertes se vivan en 2018. En la revisión de la Regla de Origen Regional, México, Canadá y Estados Unidos saldremos ganando, lo cual le dará a México una ventana de oportunidad para buscar nuevos socios comerciales y robustecer otras áreas de la economía que demandan atención.

En materia de migración, el incremento en el flujo de retorno de migrantes puede representar una amenaza, pero también es una oportunidad, ya que se trata de mano de obra calificada, que habla inglés y que además vendrá con un monto de divisas que deberá invertir para hacerlas productivas en el corto y mediano plazo. El que esto sea realmente una oportunidad dependerá de que los programas que nuestras autoridades y, en su caso, la iniciativa privada, pongan en marcha para captar este capital humano y económico. El reto será la capacidad de generación de empleos.

Respecto de la posición del sector asegurador en la renegociación del NAFTA, no hay mayores cambios, ni preocupaciones y nuestras contrapartes están satisfechas en la forma en la que hoy está el Tratado.

El cliente del futuro

BDSAL.- En mayo acogen uno de los encuentros más importes del año, la 27 Convención de Aseguradores ¿puede revelarnos alguna de las claves y de las novedades que se incluirán en esta edición? ¿Tienen ya cifras en cuanto a posibles asistentes y sobre los ponentes más destacados?

Mario Vela Berrondo.-  Este año la convención será sobre el cliente del futuro en seguros de cara a la transformación digital y tendremos pláticas sobre la experiencia del cliente digital, ciberseguridad, como se ha transformado la industria de seguros, las tendencias en innovación y cómo cerrar la brecha en el sector.

Entre los ponentes, tendremos por ejemplo, a James Canton, director Ejecutivo y presidente del Institute for Global Futures, Inga Beale, directora general de LLOYD’S, Ken Segall, exdirector Creativo Apple o Salim Ismail, fundador y director ejecutivo de Singularity University, entre otros.

 

BDSAL.- El seguro mexicano apuesta por fomentar la contratación de los microseguros ¿Cómo se está desarrollando en el país? ¿Cómo se puede impulsar más estos seguros inclusivos entre los más desfavorecidos?

Mario Vela Berrondo.-  En México los microseguros han funcionado bien. Y, a través de la AMIS, las autoridades han buscado impulsar su desarrollo abriendo algunos mercados, como por ejemplo los seguros para las personas que deciden afiliarse al Régimen de Incorporación Fiscal y diversas iniciativas que se lanzan para clientes de BANSEFI y del programa de asistencia Prospera.

Es indudable que el éxito de los programas de microseguros está muy ligado a tener una política de inclusión financiera que favorezca esta colaboración público-privada.

 

BDSAL.- La AMIS ha destacado que solo8 millones de ciudadanos se encuentran protegidos financieramente por un seguro de vida individual. ¿Cuál es la principal razón de la falta de aseguramiento entre la población económicamente activa? ¿Qué se puede hacer para incentivarlo? 

Mario Vela Berrondo.-  Evidentemente es una mezcla de varios factores: eEl nivel de educación financiera en seguros, que continúa siendo un reto no solo en México sino en América Latina; la cultura de la previsión y del ahorro que en las clases media y baja no está muy desarrollada. También tener una regulación moderna que reconozca los avances tecnológicos y permita mayor desarrollo de canales de distribución (omnicanalidad) y de medios de pago. Hay que añadir asimismo el tema reputacional, aun cuando son pocos los usuarios de seguros que no tienen una buena experiencia y se quejan (2,75 por cada 10.000 pólizas), estos casos se replican muy eficazmente (mouth to mouth), generando desconfianza.

En todos estos temas, la AMIS tiene una estrategia y proyectos definidos para su atención.

 

Es indudable que el éxito de los programas de microseguros está muy ligado a tener una política de inclusión financiera que favorezca la colaboración público-privada

 

“El reto es lograr que el modelo regulatorio sobre los riesgos se emplee en la gestión de las empresas”

BDSAL.- A nivel normativo, México es uno de los países que mayor avance ha registrado, especialmente con el desarrollo de Ley de Seguros y Fianzas y la implementación del equivalente a la Solvencia II. ¿Qué impacto está teniendo en el mercado? ¿Cómo lo han encajado las aseguradoras? Tanta regulación, ¿frena o impulsa el crecimiento del sector?

Mario Vela Berrondo.-  En realidad, no ha habido quiebras o liquidaciones vinculadas al cambio hacia Solvencia II. Y es prematuro saber cuáles son los impactos que el cambio tendrá en el mercado. Al cierre de 2016 el índice de solvencia está alrededor del 2 y hay quizás tres compañías que pueden estar cercanas al 1. Aquí el gran reto es que en la práctica se logre que el modelo regulatorio que se tiene ahora sobre los riesgos, se emplee en la gestión de las empresas.

Es prematuro conocer los impactos que tendrán en el mercado. Ha sido un proceso arduo, operativamente muy demandante y con mucho estrés, pero las aseguradoras han sido muy exitosas en su implementación y seguramente este año se vean los logros.

 

Modernización en la regulación de movilidad

BDSAL.- ¿Cómo ha evolucionado desde su implementación la normativa sobre la obligatoriedad de la RC en los vehículos que circulen en México? ¿Qué queda por hacer al respecto?

Mario Vela Berrondo.-  En México se ha avanzado mucho en los últimos años en cuestiones de movilidad.  En nuestro país, la Constitución Política le da potestad a cada entidad federativa de regular sobre comunicaciones y transportes.  Hay varios estados que ya tienen implementadas nuevas leyes de movilidad sobre las anteriores leyes de tránsito, que contemplan muchos de los temas de actualidad, incluso algunos cuentan ya con regulación para la contratación de transporte privado a través de medios electrónicos (como Uber y Cabify).

 

Al día de hoy, 16 de los 32 estados contienen la obligatoriedad del seguro de responsabilidad civil para automóviles particulares y dos estados más tienen municipios donde es obligatorio el seguro de terceros para los vehículos que circulan en ellos.

 

Adicionalmente, la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal incluye un seguro obligatorio de responsabilidad civil para los vehículos particulares que circulan en caminos federales.  Sin embargo, en ningún estado se imponen multas por no tener la póliza del seguro.

Hoy el parque vehicular en México consta de 38 millones de vehículos, de los cuales sólo el 30% cuenta con una póliza de seguro.  En el 2016, la venta de seguros creció un 20%, porcentaje mayor incluso a la venta de vehículos nuevos, pero la brecha sigue siendo muy importante.

Se necesita hacer más conciencia sobre los beneficios de contar con una póliza de seguros, ya que por unos cuantos pesos se puede obtener una cobertura que puede sacar de muchos apuros a las víctimas de accidentes viales y al que causa el accidente.

En el sector asegurador estamos impulsando la modernización en la regulación de movilidad, para que el seguro obligatorio esté estandarizado en cuanto a su protección básica a través de montos mínimos de cobertura y clausulados uniformes (el precio es decisión de cada aseguradora tomando como base su propia estadística, aversión al riesgo, esquemas de costos y libre actuación), en  el que se fiscalice a través del cobro de sanciones por la falta de póliza, y el que exista una base de datos centralizada en la AMIS de las pólizas emitidas para que se pueda verificar su autenticidad.  Incluso estamos trabajando en que se genere trazabilidad de la emisión a través del concepto de “Blockchain”.

 

BDSAL.- ¿Qué otros retos normativos y regulatorios preocupan en la actualidad al mercado?

Mario Vela Berrondo.-  Evidentemente la modernización del marco regulatorio para dar cabida al uso de tecnologías de información y de comunicación en los procesos de las aseguradoras.

Adicionalmente, ante la creciente ola de servicios financieros basados en tecnología, la SHCP está elaborando un anteproyecto de Ley que regule a las Fintech. Algunas de estas empresas son un gran aliado como canales de distribución, pero otras hacen comercio transfronterizo y/o actúan como “carriers” de seguros, tomando riesgos sin ser una aseguradora con reservas y capital, y sin supervisión, por lo cual es necesario regularlas para evitar un arbitraje regulatorio, pueden ser el “Uber de los Seguros”.  En este sentido la AMIS ha estado muy activa en garantizar que este nuevo marco regulatorio atienda las preocupaciones del sector asegurador, particularmente en esta materia.

 

BDSAL.- Desde mediados del pasado año las aseguradoras comenzaron a realizar cotizaciones de seguros para empresas del sector petrolero y energético ¿Cómo ha evolucionado esta línea en el sector? ¿Cómo está afectando las variaciones del precio del petróleo al sector asegurador y económico del país?

Mario Vela Berrondo.-  En 2016, la Agencia de Seguridad de Energía y Ambiente (ASEA) publicó en el Diario Oficial las reglas de seguros para los proyectos de exploración, perforación, tratamiento y refinación de petróleo, así como procesamiento de gas natural, donde se establecen las características y los montos de cobertura de los seguros obligatorios que los regulados deben contratar en materia de responsabilidad civil y responsabilidad por daño ambiental. Actualmente, el organismo gubernamental está trabajando en las reglas de seguros obligatorios para almacenamiento, transportación, distribución y comercialización de hidrocarburos, unas reglas que estimamos serán publicadas en las siguientes semanas.  En adición a estos seguros sobre la responsabilidad, las empresas ganadoras de las licitaciones de estas primeras rondas deberán adquirir adicionalmente seguros de daño material para sus activos, obra civil y montaje, rotura de maquinaria, interrupción en la cadena productiva, seguros de transporte, seguros de cascos, de vehículos, y de vida de salud para sus empleados.

Nuestras estimaciones señalan que este cúmulo de seguros podría generar un crecimiento en los seguros de daños de entre un 10% a un 15% y en el mercado total de seguros de alrededor de un 3% o 4%.  Sin embargo, aún son estimaciones, los efectos de estos crecimientos empezarán a verse en el 2017, pero se harán más evidentes en 3 años.

Al cierre de 2016, el mercado de seguros de Daños sin Autos, considerando el efecto de la anualización de la póliza de PEMEX, creció alrededor del 4,5% en términos reales, por lo que se espera que, de emitirse estas pólizas nuevas derivadas de la reforma energética de hidrocarburos, podamos crecer a cerca del 20%.

“México está sujeto a todo tipo de catástrofes naturales”

BDSAL.- México se sitúa en el puesto 23 de países que más sufre una gran catástrofe, ¿cuáles son las catástrofes más registradas en el país? ¿Y cómo se ha desarrollado la cobertura de Daños entre la población? ¿Qué lecciones aprendidas ha dejado al país los últimos huracanes como Patricia? ¿Se están desarrollando nuevas herramientas al respecto?

Mario Vela Berrondo.-   Nuestro país está sujeto a prácticamente todos los tipos de catástrofes naturales.  Estamos ubicados en el cinturón del fuego donde se genera la gran mayoría de los grandes sismos en el planeta; tenemos 4 placas tectónicas principales en movimiento; contamos con más de 15 volcanes considerados como activos; y, por si fuera poco, estamos a merced de 4 zonas ciclogénicas generadoras de huracanes. En adición a ello, hemos tenido sequías importantes que afectan al seguro agropecuario, así como granizadas y heladas que afectan a las coberturas de incendio y líneas aliadas.

La mayor incidencia es por fenómenos hidrometeorológicos, con varias tormentas importantes por año.  En 2005 tuvimos el impacto de tres huracanes importantes (Wilma, Emily y Stan) y en los últimos cuatro años nos tocó atender los daños del huracán Odile y del huracán Patricia.  Este último tiene el registro en el pacífico occidental de menor presión barométrica en el ojo y por consiguiente mayor velocidad de vientos histórica jamás registrada en la zona.

Sobre las lecciones aprendidas, los huracanes Wilma y Odile nos dieron más elementos para actualizar las coberturas y hacerlas más transparentes para el cliente. Adicionalmente, en el huracán Odile se vivieron complicaciones adicionales por la insuficiente aplicación de endosos de beneficiario preferente, dada la cantidad de fideicomisos de propiedad de los bienes en la zona.

Desde 2004, el mercado mexicano desarrolló la cobertura de fenómenos hidrometeorológicos, donde se incluyen los riesgos de huracán, inundación, inundación por lluvia, helada, nevada, avalancha y vientos tempestuosos. Se ha hecho evidente el beneficio de tener estos riesgos en una sola cobertura, ya que no se cuestiona el fenómeno que causó los daños y la cobertura opera independientemente de si el daño fue por inundación o por viento.

AMIS desarrolló con el apoyo de ERN, empresa mexicana de modelación de riesgos catastróficos, un sistema de cálculo para estimar la pérdida máxima probable y la prima pura de riesgo, que sirven en la actualidad como el esquema de capital de solvencia y suficiencia de primas.

El Seguro es consciente del cambio tecnológico

BDSAL.- ¿Cuáles cree que son los riesgos emergentes que debe identificar el sector asegurador? ¿Cómo combatirlos?

Mario Vela Berrondo.-  Estos últimos años, se han desarrollado una transformación digital que afecta todos los ámbitos del hombre. Ante esta situación, el sector asegurador debe cerrar las brechas y crear, al mismo tiempo, valor al cliente.  De igual manera, los marcos regulatorios deben ser adaptados a esto cambios, AMIS ha estado muy activa en garantizar que este nuevo marco regulatorio atienda las preocupaciones del sector asegurador, particularmente en esta materia.

BDSAL.- ¿Qué papel tendrá internet y las nuevas tecnologías en el seguro mexicano? ¿Está el país y el sector en involucrado en los últimos avances de esta era tecnológica (Big Data, blockchain, inteligencia artificial, …)?

Mario Vela Berrondo.- El año pasado en la CAM-2016 presentamos un documento que resume todos estos avances de tecnología y sus aplicaciones específicas a seguros.

Este año estaremos presentando un nuevo documento que profundiza en el uso que actualmente hacen de las TICs las aseguradoras.

Más allá de estos esfuerzos, las aseguradoras están conscientes de la importancia de integrar la tecnología y comunicaciones en sus modelos de negocio, y después del esfuerzo de adopción de Solvencia II, las aseguradoras mexicanas están haciendo grandes esfuerzos para cerrar la brecha digital.

En un futuro el seguro debería….

¿Qué otros retos cree que deberá hacer frente el mercado de seguros en un futuro? “Lograr una mayor participación y penetración del seguro en la población, una mayor cobertura contra catástrofes, trabajar junto con el gobierno en ello, hacer sustentables los seguros médicos y contribuir a mejorar la tasa de reemplazo de las pensiones”

Apoyamos a FIDES a que tenga una agenda de fondo a largo plazo

BDSAL.- ¿Cuál es su papel como representante de la AMIS dentro de FIDES?

Mario Vela Berrondo.-  Apoyar a que tengan una agenda de fondo a largo plazo y que aporte a todas las asociadas y represente al seguro en la región Latinoamérica. Participación ante las autoridades globales a través de la Vicepresidencia de GFIA (Global Federation of Insurance Institutions) con Recaredo Arias como representante de FIDES.

BDSAL.- ¿Qué les aporta pertenecer a FIDES?

Mario Vela Berrondo.-  Estar en contacto con la comunidad aseguradora Iberoamericana y conocer su evolución en regulación, productos y mercados.

BDSAL.- ¿Cuáles son los servicios que más utilizan y más valoran?

Mario Vela Berrondo.-  El intercambio de experiencias y regulaciones a través del mecanismo de consulta.