820 catástrofes naturales causaron el pasado año pérdidas económicas globales de 150.000 millones de dólares, lo que se ajusta, según Munich Re, a las cifras medias de los últimos 30 años. Del total, las pérdidas asegurada quedaron en 52.000 millones de dólares, por debajo de 2018. Esto se debió, entre otras cosas, a la elevada proporción de pérdidas por inundaciones, “que a menudo no están aseguradas en la misma medida que los daños causados por el viento en la mayoría de los países industriales”, explica la reaseguradora.

La parte de pérdidas aseguradas sobre el total del coste económico, ligeramente superior al 35%, coincide con la media de los últimos diez años. “Esto es una prueba de que grandes sectores del mercado siguen sin estar asegurados, especialmente en los países emergentes y en desarrollo”, remarcan desde el grupo.

 

A nivel mundial, unas 9.000 personas perdieron la vida el pasado año en catástrofes naturales, frente a 15.000 en 2018. Esto confirma la tendencia general hacia un menor número de víctimas gracias a mejores medidas de prevención. En promedio, en los últimos 30 años, unas 52.000 personas al año han perdido la vida en catástrofes naturales.

“Los graves ciclones de 2019 han puesto de relieve la importancia de los conocimientos sobre los cambios en el riesgo. Las variaciones climáticas naturales influyen en las catástrofes meteorológicas de un año a otro. Los efectos del cambio climático a largo plazo ya se pueden sentir y ver. Los edificios y la infraestructura deben hacerse más resistentes para invertir la tendencia creciente de las pérdidas. Esto permitirá que los seguros sean más eficaces y apoyen las pérdidas financieras restantes”, resume Torsten Jeworrek, miembro del Consejo de Administración de Munich Re.

 

Los siniestros más costosos

Los ciclones en Japón fueron las dos catástrofes naturales más costosas del año, tanto en términos de pérdidas totales como de pérdidas aseguradas. Según las estimaciones preliminares, las pérdidas totales de Hagibis ascendieron a 17.000 millones de dólares, con pérdidas aseguradas de unos 10.000 millones de dólares. Faxai causó pérdidas totales estimadas de unos 9.000 millones de dólares, con pérdidas aseguradas de unos 7.000 millones de dólares debido a la mayor proporción de pérdidas por tormentas más aseguradas.

En Europa, la combinación de olas de calor y fuertes granizadas fue la mayor causa de pérdidas. Un largo período seco provocó pérdidas de cosecha en muchos países. En la zona de Munich, una tormenta en junio trajo granizo del tamaño de pelotas de golf, causando casi 1.000 millones de euros en pérdidas, de las cuales casi tres cuartas partes estaban aseguradas. En julio, el granizo causó daños aún más graves en el Adriático. Piedras de granizo del tamaño de naranjas arrojaron sobre los coches y los tejados. Muchas personas resultaron heridas. Las pérdidas totales de las tormentas de verano en Europa fueron de 2.200 millones de euros, con pérdidas aseguradas de unos 800 millones de euros.

 

The post Solo un 35% de las pérdidas globales por catástrofes están aseguradas appeared first on Inese.