“Es impensable que logremos reducir la siniestralidad laboral o mejorar las condiciones de trabajo sin que los valores de una cultura de la seguridad formen parte de la cotidianidad del trabajo y de la realidad del empresario”, afirmó Amparo Lozada, docente de la Facultad de Enfermería de la Universidad Nacional de Colombia, durante su intervención en el Foro ‘Retos y perspectivas en la formación en salud y en el trabajo en un mundo globalizado’.
En el mismo se aportaron algunos datos como que, aunque en las últimas dos décadas el número de personas afiliadas se ha duplicado (la cifra ha pasado de 3 millones a 8.400.000), todavía falta reforzar los aspectos relacionados con la prevención de los riesgos laborales. Solo en 2012 se presentaron 609.881 accidentes de trabajo en Colombia y se calcula que 113 personas por cada cien mil padecen alguna enfermedad laboral, especialmente relacionadas con los problemas osteomusculares, según informa Fasecolda. Las cifras internacionales de los riesgos laborales muestran que cada año ocurren 125 millones de accidentes laborales en el mundo, de los cuales 220.000 tienen consecuencias fatales.

Por su parte, Juan Carlos Aristizabal, subdirector de la Cámara Técnica de Riesgos Laborales de Fasecolda, destacó algunos de los elementos claves que debe tener en cuenta el profesional que trabaje en el área de la salud ocupacional. “Debe saber comunicar, tener habilidades en educación de adultos, tener buenos conocimientos en la recolección, procesamiento y análisis estadístico y conocer la legislación, porque el profesional de esta área se convierte en un asesor para el empleador y el trabajador, y un buen porcentaje de los accidentes que ocurren están directamente relacionados con la parte legal”, señaló.