Los principales beneficios que percibirá el mercado asegurador con la implementación de la nueva Ley de Seguros y Fianzas, basada en el modelo de Solvencia II, se verán principalmente en que “habrá mayor transparencia y un mejor manejo técnico de los riesgos”, explicó Óscar Vela Treviño, jefe de la Unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
“Esperamos que este modelo repercuta positivamente, pues entre más información, más enterado está el mercado sobre cuáles son las mejores aseguradoras y esto tiene que repercutir en mejores precios para los consumidores”, señaló el directivo en una entrevista.

En una entrevista con ‘El Economista’, el ejecutivo se refirió a que Solvencia II permitirá mejores prácticas en términos de gobierno corporativo, con el fin de que exista una mayor transparencia en la administración de riesgos de las aseguradoras; es decir, el mercado y el público conocerán qué tan confiables serán las aseguradoras para solventar sus obligaciones financieras frente al consumidor. “Si se van a dedicar a tres ramos diferentes como Vida, Autos y Daños, que el nivel de reservas de capital que tienen que seleccionar o reservar para hacer frente a sus riesgos sea el adecuado”.

Destacó que uno de los retos de la SHCP es lograr que el sector asegurador sea más dinámico, donde el consumidor vea el seguro como una inversión, y no como un gasto, además de poder proteger su patrimonio.

LAS PEQUEÑAS ASEGURADORAS SEGUIRÁN OPERANDO

Entre otros temas, Vela Treviño mencionó que esta ley tendrá una normatividad específica que permitirá a las aseguradoras más pequeñas seguir operando, pues a experiencia de otros países que implementan el modelo de Solvencia II, estas aseguradoras tienen sólo dos opciones: desaparecer o fusionarse.

“Hay más de 100 aseguradoras de todos los tamaños y esta ley prevé el principio de proporcionalidad en donde la autoridad puede -de acuerdo con el tamaño de la aseguradora- tener normatividad específica que le permita seguir operando”.

Detalló que esta normatividad de proporcionalidad va a proteger a las pequeñas aseguradoras sólo si demuestran que cumplen con los pilares de esta ley en cuanto a gobierno corporativo y en la adecuación de administración de riesgos en términos de reservas y de capital.

Aseguró que en caso de que existiera alguna fusión de una aseguradora con otra o bien la extinción de alguna, el sector no se verá afectado, dado que la competencia para las aseguradoras será con “reglas claras”.