Informe sigma de Swiss Re Institute

El volumen de primas de seguro a nivel global creció el pasado año un 1,5% en términos reales (ajustado a inflación), hasta alcanzar casi 5 billones de dólares en 2017, tras un incremento del 2,2 % en 2016.

  • En concreto, las primas de Vida globales aumentaron un 0,5% y las de No Vida, un 2,8 %, con una ralentización del crecimiento en ambas líneas, según remarca el último informe de sigma de Swiss Re Institute.

    Destaca la caída de las primas de Vida en mercados avanzados, como Estados Unidos y Europa Occidental, que fue el principal lastre para el crecimiento de las primas globales. Por el contrario, los mercados emergentes, especialmente China, continuaron impulsando el crecimiento. Un crecimiento más lento, pero todavía sólido, en los mercados emergentes provocó la desaceleración en No Vida.

    Desde la reaseguradora se espera que aumenten las primas de No vida globales, encabezadas por Estados Unidos, donde la economía se está fortaleciendo. También prevé un aumento de las primas de seguro de Vida globales en los próximos años, impulsado por un fuerte crecimiento en China.

    Las primas de Vida globales aumentaron hasta aproximadamente 2,7 billones de dólares en 2017, mientras que las primas de no vida globales lo hicieron hasta aproximadamente 2,2 billones de dólares.


    Los mercados emergentes mantienen el impulso, con China a la cabeza…

    Los mercados emergentes, especialmente China, siguen siendo un importante impulsor del crecimiento de las primas globales. “China continuó siendo uno de los mercados aseguradores con crecimiento más rápido del mundo, particularmente en el ramo de Vida”, afirma el comunicado.

    En los mercados emergentes, las primas de Vida y de No Vida aumentaron en 2017 un 14% y 6,1%, respectivamente. En No Vida, el crecimiento en 2017 se ralentizó, aunque mantuvo su solidez. La ralentización de los mercados emergentes se debió en gran medida a China, donde la velocidad de expansión se redujo a un todavía robusto 10%. En los países emergentes, los mercados de seguros han superado a las economías correspondientes durante décadas debido a los bajos niveles existentes de penetración del seguro. En estos mercados están creciendo las ganancias, ingresos y activos tanto a nivel individual como corporativo, lo que a su vez impulsa la demanda de seguro (Figura 1 abajo, panel derecho).

    China continuó siendo el principal motor de crecimiento en los mercados emergentes. Comparado con 2016, el crecimiento en la región se ralentizó, pero mantuvo su solidez. Además, el mercado de Vida chino creció un 21% en 2017, muy por encima de su promedio de 10 años del 14 %. China es ahora el segundo mercado de Vida más grande del mundo por detrás de Estados Unidos y representa más de la mitad de las primas de seguro de vida suscritas en los mercados emergentes, lo que supone el 11 % del total mundial.

    … y los avanzados se enfrentan a dificultades

    El crecimiento de las primas de No Vida en los mercados avanzados en 2017 permaneció prácticamente estable en el 1,9 %. En Estados Unidos, No Vida se benefició de tarifas más elevadas en el negocio de automotor, mientras que continuó la presión sobre los precios en los ramos comerciales.

    Las primas de Vida en los mercados avanzados, que cayeron un 2,7 % en 2017, fueron el principal lastre para el crecimiento global. El mercado de Vida de Norteamérica disminuyó un 3,5 % a causa de factores relacionados con la oferta, ya que participantes en este mercado salieron del negocio de ahorros para la jubilación, incluyendo rentas vitalicias variables. Entre los mercados asiáticos avanzados, que bajaron un 2,1 %, las expectativas de tasas de mortalidad más bajas han retrasado las compras de seguro de vida en Japón.

    Además, Vida en los mercados avanzados no se ha recuperado de la crisis económica de 2008. Factores bien documentados como el complejo entorno económico, el estancamiento de los salarios junto con bajas tasas de interés y el cambio de regímenes de solvencia hicieron que los productos de ahorro tradicionales con garantías de tasas de interés resultaran poco atractivos tanto para consumidores como para aseguradoras de Vida.