El presidente Juan Manuel Santos ha anunciado que comenzará un proceso de concertación para diseñar un sistema pensional más equitativo y con una amplia cobertura. “Vamos a discutir entre todos un sistema nuevo o un sistema reformado de pensiones, porque sabemos que al que tenemos actualmente le falta mucho camino por recorrer”, señaló durante su discurso en el Octavo Congreso de Asofondos (Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos y de Cesantías) que comenzó ayer y se celebra hasta hoy en el Hotel Hilton de la ciudad de Cartagena de Indias.
Santos dijo que ha solicitado varias recomendaciones a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y que la primera institución ya las ha tomado mientras que el segundo organismo está por publicar sus sugerencias.

Durante su intervención también resaltó la tarea cumplida por Colpensiones (Administradora Colombiana de Pensiones), que asumió la “muy difícil tarea de atender 350.000 solicitudes pensionales que estaban represadas”. El mandatario indicó que actualmente pueden cotizar personas que trabajan por días, quienes pueden estar cobijados en cuanto a riesgos laborales y afiliarse a cajas de compensación sin perder el régimen subsidiado. Añadió que quienes toman decisiones en el presente tienen “la inmensa responsabilidad de pensar en quienes vendrán luego”.

Las pensiones no pueden depender de una sola fuente

Guillermo Arthur, presidente de la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones, FIAP, consideró que el principal punto a tener en cuenta en el país debería ser que las pensiones no pueden depender de una sola fuente y en ese sentido dijo que una eventual reforma debe mantener tres pilares en materia de financiación: el ahorro inpidual de los trabajadores, la capitalización y los impuestos.

Asimismo, ha propuesto que se revisen mecanismos para mejorar las pensiones como el seguro de longevidad. La propuesta es que cuando una persona se jubile, se gaste sus ahorros en los 20 años siguientes, pero después de ese periodo entre en operación un seguro de longevidad que ese trabajador pagaría con anterioridad.