El Círculo de Bellas Artes de Madrid acogió ayer la entrega de los Premios de Fundación MAPFRE que, presididos por S.M. la Reina Doña Sofía y con una dotación global de 120.000 euros, tienen como objetivo reconocer a la labor de instituciones y personas que contribuyen a mejorar la vida de la sociedad en cinco vertientes.

Los premios, presentados por el periodista Pedro Piqueras, también han contado con la presencia del Ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido , encargado de clausurar el acto, y el presidente de Fundación MAPFRE y de la aseguradora, Antonio Huertas, quien dio inicio al evento agradeciendo la asistencia del elevado número de representantes del sector y destacando la dificultad del jurado para la elección de los ganadores, ya que la presente convocatoria ha recibido un total de 740 candidaturas.

Los premios han recaído en:

Premio a la Mejor Iniciativa en Promoción de la Salud, al Proyecto Ayuda ‘Abandonados en las calles de la ciudad’, dirigido por Luis Rojas Marcos, sevillano afincado en Nueva York, quien ha tendido la mano a todas aquellas personas que han vivido con enfermedades mentales y se han sentido abandonados en las calles, tras el cierre, en los años 80 y por las políticas de desinstitucionalización aplicadas en la mayoría de países de Occidente, de muchos hospitales psiquiátricos que  hasta entonces habían atendido a pacientes crónicos graves. “Al final, la lección más importante que he vuelto a aprender en estos días es que nuestra tarea diaria consiste en ayudarnos unos y otros, y que el mejor negocio es el bien común”, manifestó el doctor tras recibir ayer el premio.

El efecto multiplicador de este proyecto ha sido espectacular: 30 años después de su lanzamiento, la ciudad cuenta con 24 equipos interdisciplinares móviles de salud mental especializados en crisis que atienden anualmente a 11.500 enfermos, se han creado numerosas réplicas de este proyecto en grandes centros urbanos y el proyecto ha puesto las bases para avanzar y legislar en favor de la protección de los enfermos mentales.

– Premio a la Mejor Inicitaiva en Prevención de Accidentes, a ALSA GRUPO por su proyecto de prevención de riesgos viales ‘World Class Driver (WCD)’, a través del que se han impartido más de 55.000 horas de formación y se han logrado reducir los siniestros en un 35% desde 2010 a 2016. Según confirmó ayer su presidente, Jorge Cosmen, ALSA ha decidido destinar el importe del premio a promover la mejora de la Seguridad Vial en Marruecos. “Este premio supone un nuevo estímulo para seguir mejorando nuestro programa de seguridad y aunque el autocar es el modo de transporte terrestre más seguro, ninguno estamos exentos del riesgo de sufrir un accidente. Nuestra misión como operadores responsables es poner todos los medios para minimizar este riesgo”, señaló.

– Premio a la Mejor Iniciativa de Acción Social, a Fundación Aladina por su Programa de Atención Psicológica para niños y Adolescentes Enfermos de Cáncer y sus Familias. Creada por el empresario Francisco Arango en 2005, Fundación Aladina ayuda cada año a más de 1.500 niños y adolescentes enfermos de cáncer y familias, proporcionándoles apoyo integral: material, psicológico y emocional. Destacan entre sus iniciativas el programa de voluntariado diario a pie de cama en varias unidades de oncología de diferentes hospitales y la creación de Grupos de Duelo, iniciativa en la que la Fundación Aladina es pionera, para padres de niños oncológicos. En este tipo de terapia, los padres que han perdido un hijo pueden compartir experiencias, asimilar pérdidas y combatir el aislamiento social.

Durante el acto Francisco Arango, ha señalado que “nadie quiere oír del fracaso cuando la medicina no puede sanar a un niño. Nosotros cuidamos a los padres durante casi un año cuando pierden a su querida hija o hijo, en grupos de duelo formados por padres que han padecido la misma trágica experiencia y liderado por una de nuestras psicooncólogas que les impide “ahogarse”. El primer día todos tienen cara de que no volverán a la próxima sesión. Meses después aquello es lo más cercano a un milagro. Sonrisas, alguna risa y lo importante… ganas de seguir viviendo, ganas de vivir”.

– El premio a Toda una Vida Profesional José Manuel Martínez, que distingue la trayectoria social y profesional en una actividad al servicio de la sociedad, ha sido otorgado a Valentín Fuster en reconocimiento al desarrollo de su actividad profesional en el campo de la investigación científica, así como los beneficios derivados de la misma para la prevención y el tratamiento de la enfermedad cardiovascular. Durante el evento se ha destacado su trayectoria científica, nombrado Doctor Honoris Causa de 33 universidades de prestigio y con tres de las más importantes becas del NIH (National Institutes of Health). Sus investigaciones sobre el origen de los accidentes cardiovasculares le valieron en 1996 el Premio Príncipe de Asturias de Investigación.

En su intervención el doctor Fuster ha resaltado el papel de la gente joven, “sobre todo si sabemos motivarlos. Son muchos los padres que me piden que hable con sus hijos para ayudarles a no ser pasivos. si queremos que este mundo cambie, empecemos a pensar en que hay una estrategia de ir a la gente joven, que es el futuro prometedor”.