La pasada semana, una delegación de la Federación Mundial de Asociaciones de Seguros (GFIA, por sus siglas en inglés) se reunió con representantes de la presidencia china del G-20, a los que se les presentó el papel que la industria mundial aseguradora puede jugar para la consecución de los objetivos de crecimiento de la economía mundial. Con más de 26 billones de dólares (23,2 billones de euros) en activos gestionados y capacidad de invertir en activos a largo plazo, como pueden ser infraestructuras o pymes, GFIA destacó que el sector está en condiciones de aportar inversión a largo plazo, lo que a su vez puede impulsar el crecimiento económico y crear puestos de trabajo. La Presidencia china del G-20 está prestando especial atención a la participación de inversores institucionales y a la promoción de las inversiones en infraestructuras, que es algo que la federación apoya con firmeza. Eso sí, GFIA advierte de la necesidad de evaluar la relación costes-beneficios e incluirla en el desarrollo de iniciativas de supervisión prudencial a nivel nacional e internacional. “Los gobiernos deben aspirar a conseguir un entorno de ahorro bien diversificado para la jubilación. Deben proporcionar incentivos para que los consumidores puedan ahorrar y complementen las pensiones. Las aseguradoras juegan un papel importante en el suministro de productos de ahorro a largo plazo.Las autoridades deben garantizar que la regulación prudencial para las aseguradoras no desvirtúa esta importante función”, afirma Dirk Kempthorne, presidente de la federación. GFIA y la Presidencia del G-20 también discutieron otras cuestiones pertinentes a nivel mundial, incluyendo la regulación de impuestos, la inclusión financiera y los microseguros, el envejecimiento de la población y la reducción de las barreras comerciales.