El volumen de primas netas suscritas en los nueve primeros meses del año por las reaseguradoras en Estados Unidos se situó en 20.700 millones de dólares (15.300 millones de euros), cifra que presenta un descenso interanual del 9,6%, según desvelan las estadísticas de la Reinsurance Association of America.
Por el contrario, el ratio combinado medio de los 18 grupos reaseguradores analizados queda en el 85,8%, en comparación al 91,8% de septiembre de 2012. Este porcentaje responde a un ratio de siniestralidad del 56,5% y uno de gastos del 29,4%.

Además, el superávit de fondos propios al cierre de este tercer trimestre del año se eleva un 1,2% respecto al trimestre anterior, hasta llegar a 128.500 millones (94.980 millones de euros).

INFORME A.M BEST: EL REASEGURO PREPARADO PARA ENTORNOS DE BAJOS TIPOS DE INTERÉS

El sector reasegurador se ha caracterizado en términos generales por su sobrecapitalización
. En concreto, los mercados de Estados Unidos y Bermudas, los dos centros regionales más importantes dentro de este sector, también se han visto marcados por esta generalidad. Sin embargo, la fortaleza de este mercado es mucho más profunda. Es cierto que el capital ajustado al riesgo es fuerte, pero el enfoque disciplinado en la suscripción y una fijación de precios basado en unos fundamentos prudentes ha llevado a este logro, según apunta A.M Best en su último informe.

Una política prudente de reservas también ha ayudado a la fortaleza de este mercado. “Muchas (re) aseguradoras han sido capaces de tomar ventajas en una reservas redundantes y de aumentos en las ganancias a través de un período de disminución de la suscripción y de oportunidades en las inversiones”, apunta la agencia.

De esta forma, las asignaciones de inversión han cambiado a medida que las (re) aseguradoras tratan de compensar un entorno prolongado de bajos tipos de interés. “Las (re) aseguradoras tradicionales son conservadores por naturaleza, destinando sus inversiones en un gran porcentaje a renta fija. Esta estrategia se mantiene intacta”, afirma A.M Best. “Sin embargo, hay sutiles cambios en la elección de las inversiones, con una cuida migración hacia inversiones alternativas, hedge funds y renta variable. Esto sigue siendo un reto ya que parece probable continuarán en los próximos años los mínimos históricos de los rendimientos de las inversiones”, añade la agencia.