De acuerdo a estadísticas de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, AMIS, sólo el 6,5% de las casas en nuestro país se encuentra aseguradas por decisión de su propietario; 8 millones cuentan con un seguro de vida individual; los seguros de gastos médicos cubren a cerca de 10 millones de personas y sólo uno de cada 3 autos cuentan con un seguro.

Los sismos nos demostraron la fragilidad de la vida cotidiana y darnos cuenta de lo vulnerables que somos ante los fenómenos de la naturaleza. “Necesitamos un México mejor protegido” afirmó Recaredo Arias, director general de la AMIS.

En este esfuerzo que impulsa el gobierno federal y en el que participan diversas instituciones públicas, privadas y sociales, este año no sólo se realizaron actividades recreativas como talleres, obras de teatro, conferencias, juegos y cuentacuentos; también se instalaron módulos para apoyar a quienes fueron afectados por los sismos.

La AMIS, quien coordina acciones con todas las compañías de seguros, fue una de las instituciones que destinó un espacio de atención a usuarios, quienes pudieron aclarar sus dudas sobre cómo presentar su solicitud de indemnización o cómo funciona la condonación del deducible que ofertaron algunas de sus asociadas.

Las claves del espacio SNEF

Por su parte, Manuel Escobedo, presidente de la asociación, se refirió a la SNEF como “un espacio clave para potenciar el alcance de las acciones educativas que las instituciones financieras, el gobierno y la sociedad civil, desarrollamos para promover entre la población mexicana, la Educación Financiera”.

Entre otras actividades que realizó la asociación para promover los beneficios de contar con una herramienta financiera como el seguro fue el desarrollo de talleres educativos y un rally de educación financiera orientado a jóvenes beneficiarios de ‘Prepa sí’. Además de una charla a varios alumnos del programa social Crece Seguro.

Por su parte la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, CONDUSEF, organizadora de la SNEF, destacó que este año la asistencia se incrementó un 10.5% con relación al 2016, logró llegar con sus más de 4 mil eventos a un total de 192 mil 317 personas a nivel nacional.

Mediante un comunicado la CONDUSEF agradeció el apoyo y compromiso de las instituciones participantes al desarrollar actividades con contenidos educativos y formativos, que permitirán a la sociedad incrementar su capacidad de elección de un producto o servicio financiero, lo cual reflejó el éxito de esta décima edición.

Protección ante lo impredecible

Por otro lado, dentro del Boletín oficial que envía la AMIS, se recoge una Tribuna de Opinión publicada por la organización en la que bajo el título ‘Protección ante lo impredecible’ se pone de manifiesto la necesidad de una cultura aseguradora entre la población mexicana.

“En los últimos años las eventualidades y desastres naturales que han azotado nuestro país poco a poco están acercando a las personas a los seguros, aunque no a la velocidad que se necesita para el nivel del riesgo al que nos enfrentamos; ya que el 41% del territorio se encuentra expuesto a sufrir los estragos de la naturaleza y sólo el 6.5% de los hogares tienen protección por decisión propia ante desastres naturales”

“El seguro -añade el texto- es una herramienta financiera de inversión que ayuda a las familias mexicanas a cuidar sus bienes, además de ser una medida de prevención. Cuando hay una catástrofe primero se debe resguardar la vida y pensar con que el seguro ayudará a recuperar el patrimonio con mayor prontitud. Un seguro de daños protege a tu familia y su casa ante eventos naturales catastróficos, como un huracán, inundación, o un sismo; también ante fenómenos hidrometeorológicos como avalanchas de lodo, granizo, helada, huracán, inundación, inundación por lluvia, golpe de mar, marejada, nevada y vientos tempestuosos”.