Con motivo de impulsar la creación de una póliza de vivienda segura para evitar en un futuro las consecuencias de posibles catástrofes, se había lanzado una propuesta que buscaba establecer un mecanismo que indemnizara la reparación de los daños sufridos por las viviendas nuevas como consecuencia de una construcción de mala calidad, pero la propuesta no ha tenido cabida en la agenda legislativa que finalizó la semana pasada.
Según expuso Jorge Humberto Botero, presidente de Fasecolda, resulta lamentable que quede desprotegido el interés público; sin embargo reveló que algunas aseguradoras están desarrollando coberturas sobre bases voluntarias para activar ese tipo de póliza, informa ‘El País’. El dirigente comentó que hubo una primera ponencia en el Congreso del proyecto de Ley, pero con cambios peligrosos. “Se abrió una alternativa al mecanismo del seguro, para que los constructores que así lo quisieran optaran por cotizar a un fondo público que cubriera las contingencias”.

Tal y como explicó Botero, esa opción no sería buena ya que la afiliación a ese fondo estaría garantizada para cualquier constructor que la solicite, independientemente de la calidad de sus proyectos constructivos. “Lo que se hace es transferir el riesgo al Estado, sin que este pueda evaluar los riesgos”. Otro aspecto negativo sobre el que hizo hincapié el presidente de Fasecolda es que “como el fondo respondería, independientemente del volumen de recursos acumulados, en caso de siniestro lo que habría allí sería una estatización de riesgos privados, así, si el fondo acumula 10.000 millones de pesos (5,3 millones de dólares) y los siniestros valen 50.000 millones (26,5 millones de dólares), los constructores estarían desplazando sus riesgos, es decir que se socializan las pérdidas y eso es muy peligroso”.

Asimismo, en la propuesta tampoco quedan definido quién administraría el fondo o si se crearía una aseguradora estatal para manejarlo, por ello, para el presidente de Fasecolda “pudo haber sido planteada por personas cercanas al sector de la construcción, que saben que por la calidad de sus proyectos no se podrían asegurar adecuadamente”. El hecho de que se hubiera puesto sobre el tapete esa alternativa, dijo Fasecolda, “constituye una demostración palmaria de que el riesgo existe y que hay un número suficiente de constructores que se oponen a la póliza de vivienda segura, como para desvirtuar la iniciativa. Priman los malos constructores sobre los buenos”.

EL GOBIERNO PODRÍA RETOMARLA EN LA PRÓXIMA LEGISLATURA

El ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao Cardona, reconoció que la iniciativa se hundió en el Congreso, pero destacó la intención del Gobierno de retomarla e impulsarla en la próxima legislatura. “Hicimos todo lo posible para que se anunciara y se presentara en el Congreso, pero no se pudo. En el próximo semestre la iniciativa debe salir adelante”, declaró el funcionario.

Sobre las dudas expresadas por la federación de aseguradores, Henao manifestó que el proyecto no se puede circunscribir al tema de la póliza. “La iniciativa contempla aspectos sobre la supervisión de los proyectos, la vigilancia, supervisión y control del proceso de selección de los curadores urbanos, la supervisión externa y el seguro es uno de los temas, pero no es el más importante”.

El Ministro insistió en que los congresistas no son solo notarios y también pueden participar en la elaboración de las normas. “Ellos no estaban eliminando el seguro, crear un fondo es una alternativa y todo puede ser objeto de debate”.
Por último, sobre la situación de Space, enfatizó en que la cartera de vivienda respalda la orden de demolición del complejo habitacional y que está atenta a que las entidades oficiales aseguren que la constructora disponga de los recursos para responder a los afectados.