Tribuna de OpiniónFernando Hambra, Regional SME Manager y Commercial P&C de CHUBB en América Latina

Los cambios constantes en la sociedad y economía amplían el margen de exposición y fragilidad ante las eventualidades del futuro. Por esto es necesario contar con una garantía de protección para asegurar una vida tranquila; existen diferentes tipos de pólizas que pueden asegurar el patrimonio que las compañías aseguradoras diseñan de acuerdo a las necesidades económicas, familiares y contextuales de cada individuo.

  • Antes de dar las razones del porqué es necesario contar con una póliza o cuáles son los beneficios de comprar un seguro, es preciso explicar los alcances de un producto de este tipo.

    Técnicamente un seguro no es más que un contrato que se realiza entre dos partes: el tomador, quien será la persona encargada de pagar la compra de la póliza, y la aseguradora, la que tiene obligación de cumplir con el contrato acordado con el tomador.

    No obstante, en la realidad, el asegurado es el centro de todo este contrato de seguro, pues es quien quiere proteger algún bien de su patrimonio o, incluso, asegurar su vida.

    Asimismo, es importante saber con claridad las obligaciones de la compañía aseguradora para conocer de antemano las condiciones de pago de un seguro, bajo el marco legal del contrato.

    Beneficios de comprar un buen seguro

    ¿Pero por qué es necesario contar con un seguro? De cara a la serie de riesgos al que una persona se expone en sus acciones cotidianas, resulta particularmente importante desarrollar una proactiva actitud de protección, prevención y anticipación ante imprevistos que no sólo puede generar malos ratos, sino que además afecten el futuro económico y la estabilidad.

    Por ejemplo, el seguro de todo riesgo para PyME está enfocado a elevar el nivel de seguridad en las empresas a través de la prevención y el control de riesgos. Gracias a esta póliza, el asegurado podrá disfrutar de una variedad de coberturas que protegen su negocio, estando enfocado a los procesos industriales o no.

    Con este producto, se asegura tanto el predio como los bienes de capital y los contenidos según las necesidades de cada empresario, ofreciendo coberturas de incendio, robo y cristales e incluyendo afectación por fenómenos naturales (terremoto, vientos, granizos, erupciones volcánicas, entre otros).

    Asimismo, contempla efectos por la avería de maquinarias de producción, contra rotura y daños eléctricos, pudiendo incluir pérdida de producción a consecuencia de coberturas amparadas por la avería. Lo anterior también abarca los equipos electrónicos controladores de datos de la empresa contra las caídas o alzas de tensión que afecten sus funcionamientos, pudiendo ofrecer coberturas de pérdida de datos, perjuicios por virus que afecten software o consecuencias de incendios en el hardware.

    Se puede optar por contratar algunos servicios extra como traslado temporal de maquinaria y equipo, actos de autoridad, cuidado y custodia de los bienes, garantía de instalaciones eléctricas, asistencia domiciliaria, etc.

    Un seguro de este tipo, además, se hace cargo de las acciones por responsabilidad civil hacia terceros, ocasionadas por la actividad que desarrolla de la empresa dentro o fuera de sus espacios. La cobertura ofrece garantía por daños morales, por contaminación súbita e imprevista o de productos fabricados. Además, incluye los errores y omisiones de directivos y gerentes relacionados con actividades en la empresa que pongan en riesgo y afecten directamente el patrimonio de la misma.

    Se pueden cubrir los diferentes gastos ocasionados por el siniestro, como remoción de escombros, extinción, reposición de archivo, gastos adicionales aéreos y terrestres para acelerar el proceso en la restitución de la producción disminuyendo cualquier pérdida de mercado.

    Otras recomendaciones finales antes de adquirir un seguro:

    1. Comparar: Es importante que, antes de firmar con alguna compañía de seguros, se investiguen todas las opciones que existen para el negocio y bienestar.

    2- Elegir: Una vez que se encuentre el seguro que mejor se amolde a las necesidades del negocio, se debe seleccionar uno con las coberturas más amplias y suficientes para que abarque todos los activos.

    3- Considerar: Es importante que este costo sea considerado como una inversión y no un gasto, ya que pone en juego muchas veces los sueños como emprendedores.

    Como emprendedores estamos expuestos a sufrir incidentes, por eso es muy importante que pensemos siempre en contratar los seguros que protejan nuestros capitales