Esta opinión se apoya en los resultados de una encuesta de la agencia entre entidades del sector que indica que los compradores de reaseguro esperan pagar más por su cobertura en líneas afectadas por pérdidas durante las renovaciones de 2018 y casi la mitad espera que los precios aumenten en más de un 7,5%.

“Los balances de las reaseguradoras siguen siendo resistentes, ya que han mantenido importantes reservas de capital y una menor exposición al riesgo de catástrofes en sus negocios de Daños, en línea con la disminución en los precios”, afirmó Brandan Holmes, vicepresidente y analista senior de Moody’s. “A pesar de las fuertes pérdidas registradas en el tercer trimestre, esperamos que la mayoría de los reaseguradores que calificamos presenten resultados positivos para el conjunto del año”, detalla.

Los precios globales del reaseguro han disminuido desde 2012, lo que reduce la rentabilidad del sector, pero ahora se acercan a un punto de estabilización. La agencia espera que las tasas se ajusten en la mayoría de las líneas de negocio de Daños, pero particularmente en las regiones afectadas por pérdidas en las últimas semanas, como Florida y el Caribe.

“La mejora de los precios debería contribuir a una mayor rentabilidad para los reaseguradores, aunque esperamos que la rentabilidad se mantenga por debajo de los niveles anteriores a 2012 debido a la moderación de los precios que se ha producido y al obstinado entorno de tipos de interés bajos”, matiza en su informe sectorial.

“Los balances de las reaseguradoras siguen siendo resistentes, ya que han mantenido importantes reservas de capital y una menor exposición al riesgo de catástrofes en sus negocios de Daños, en línea con la disminución en los precios”

Continuarán las fusiones, aunque el número de empresas objetivo se ha reducido

La perspectiva estable para la industria también se ve apoyada por la actividad de fusiones y adquisiciones, que ha eliminado del mercado a algunos de los reaseguradores más pequeños o débiles, lo que ha elevado el perfil crediticio medio de las empresas restantes.

“La actividad de fusiones y adquisiciones se ve apoyada por una serie de factores, como el deseo de los reaseguradores más pequeños de ser absorbidos por grupos más grandes y diversificados en las actuales difíciles condiciones de mercado, mientras que las empresas más grandes buscan aumentar su capacidad o diversificar sus perfiles. Los incentivos para las fusiones y adquisiciones se mantendrán en 2018, pero el número de empresas objetivo se ha reducido”, indica Moody’s en su análisis.