Una sociedad mutualista de seguros promovió el amparo reclamando la inconstitucionalidad del artículo 341, fracción I, de la Ley de Instituciones de Seguros y Fianzas, que establece que las sociedades mutualistas autorizadas a operar el ramo de automóviles, no podrán incluir en sus pólizas la cobertura de los daños y perjuicios causados a la propiedad ajena o a terceras personas con motivo del uso del automóvil.