Durante los actos de presentación de SOLUNION en Colombia la pasada semana, Ludovic Subran, Economista Jefe de EULER HERMES, analizó la situación económica mundial identificando los diez principales hitos impulsores del cambio económico en 2014. La transformación de China tiende a la normalización y Estados Unidos volverá a industrializarse a pesar de los vaivenes en las políticas de dinero barato de la Reserva Federal. Estos son solo dos de los top diez “conductores del cambio” previstos para 2014.
Además, las medidas puestas en marcha en Norte América, la Eurozona y Japón deberían contribuir al crecimiento global, aunque, por otro lado, determinados procesos políticos de relevancia podrían crear cierta inseguridad en los principales países emergentes. En el marco de los eventos de lanzamiento de SOLUNION celebrados en Bogotá y Medellín, Ludovic Subran explicó que “a medida que vemos cómo la recesión mundial de 2008-2009 va quedando atrás, los bancos centrales de todo el mundo han comenzado a modificar sus políticas monetarias para ajustarlas al actual entorno de crecimiento”, destaca Subran. “Aunque 2014 será aún un año complicado, muchas economías comenzarán a activarse, especialmente gracias a una distribución más uniforme de la actividad debido a las mejoras en las perspectivas de las economías avanzadas”.

Durante su exposición, apuntó que la vulnerabilidad pesa en las previsiones para el mercado latinoamericano, pero se espera que el crecimiento mejore progresivamente en 2014 y 2015, después de un 2013 marcado por la debilidad del comercio mundial y la moderación de precios de las materias primas.

La recuperación de la demanda mundial, junto con una demanda interna dinámica y el Tratado de libre comercio entre la Alianza del Pacífico (Colombia, Perú, Chile y México), impulsarán la economía. Sin embargo, persisten riesgos derivados de las condiciones financieras mundiales actualmente menos favorables, del descenso de precios internacionales de las materias primas, de la ralentización de la demanda en China y de los pronósticos débiles para algunas de las economías más importantes de la zona (Brasil y Argentina).


LAS 10 TENDENCIAS QUE CAMBIARÁN LA ECONOMÍA ESTE AÑO

Los 10 conductores del cambio en 2014 parte en el primer puesto de que ‘La transformación de China estará controlada’. La región Asia-Pacífico está entrando en un nuevo “Ciclo 3 eses”: sólido, sostenible pero sosegado. Mientras que esta región continuará siendo uno de los impulsores de la economía mundial y China su principal motor, Asia crecerá de manera más lenta (+4,7% anual) en comparación con la década anterior (+5%). Sin embargo, este crecimiento será más sostenido gracias al colchón que supone el sólido comercio interregional.

El segundo conductor del cambio será la ‘Reindustrialización de Estados Unidos se producirá con o sin dinero barato’. La incertidumbre fiscal en Estados Unidos se ha reducido con el compromiso continuo de dinero barato por parte de la Reserva Federal, aunque a menor escala. ‘La zona euro no puede descuidarse en ningún momento’, afirma el informe como el tercer cambio’. En 2014 se espera un crecimiento positivo del PIB en la zona euro, al +0,9%. Los principales motores de este crecimiento son la habilidad de los países del sur para implementar reformas estructurales, y que los mecanismos de financiación actuales permanezcan intactos.

Ludovic Subran tituló el cuarto cambio como ‘Los mosqueteros monetarios y el D’Artagnan japonés’, explicó que se necesitará el apoyo continuo de los bancos centrales en Estados Unidos, la zona euro y Japón para continuar con la recuperación. Para el conductor del cambio cinco, afirma que ‘Es el precio, ¡estúpido! – Cuando la deflación importa en las economías avanzadas’. La inflación en los países avanzados se ha moderado desde principios de 2013, con la excepción de Japón. Con el crecimiento de China en proceso de moderación, se agrava el riesgo de presiones a la baja en los precios de las materias primas, mientras que las desorbitadas tasas de desempleo en los países del sur de Europa seguirán ejerciendo un efecto negativo sobre la inflación.

En el puesto seis y siete destacan los ‘Países periféricos, eludiendo la crisis de liquidez y con la recuperación a cuestas’, ya que en 2014, se espera que Latinoamérica y los países emergentes de Europa se beneficien de la recuperación de Estados Unidos y de la zona euro, a través de un aumento de las exportaciones.
A pesar de ello, la mayor preocupación será el riesgo de financiación externa en los países políticamente frágiles como Argentina, Turquía, Ucrania y Venezuela. En el puesto siete destaca los ‘Mercados emergentes, la fragilidad es un tema de política’, ya que explican que constituye una preocupación comparable a la liquidez, porque algunos países no tienen la capacidad de absorber las crisis externas. Herramientas políticas como la intervención en la tasa de cambio y ajustes en los tipos de interés serán clave para sobrevivir a cualquier tipo de revés. Ejemplos evidentes de respuestas proactivas fueron Brasil y Tailandia el año pasado.

En los últimos tres puestos destacan como tendencias que marcarán el cambio los ‘Riesgos políticos viejos y nuevos en 2014’, como es oriente Medio y el Norte de África seguirán siendo las regiones más expuestas a cambios políticos y sociales, con transiciones políticas delicadas en marcha en Egipto, Libia y Túnez. ‘Construir bloques – una nueva forma de proteccionismo’, ya que como explica mientras alianzas comerciales como la Alianza del Pacífico y ASEAN suelen considerarse desarrollos positivos, encaran dificultades a la hora de acabar con las barreras no arancelarias. Es un problema a tener en cuenta, puesto que estas relaciones van aumentando.

Y por último, el ‘Reequilibrio mundial – no empezar la casa por el tejado’. Aunque los mercados emergentes han contribuido en mayor medida que las economías avanzadas al crecimiento del PIB mundial en la última década, este fenómeno está retomando un equilibrio. Se espera que los mercados emergentes contribuyan con un 55% al crecimiento mundial en 2014, mientras que las economías avanzadas lo harán en un 45%. Es un cambio sustancial si lo comparamos con datos de 2008, cuando las contribuciones eran de 98% y 2% respectivamente. La normalización económica de China ha tenido un importante papel en esta consolidación, y mantener este equilibrio requerirá de las reformas estructurales adecuadas y de sólidos fundamentos políticos.

“Mientras las previsiones para 2014 son en su mayoría positivas, queda claro que aún quedan muchos riesgos que amenazan a la recuperación mundial” concluye Ludovic Subran. “La estabilidad política y la implementación de políticas sensatas son tan importantes como la flexibilidad de los bancos centrales y las relaciones comerciales amistosas”.