Tras conocerse la aprobación del Reglamento de Protección de Datos por parte del Consejo Europeo, Insurance Europe emitió ayer un comunicado en el que expresa que las aseguradoras europeas “están extremadamente preocupadas por varios aspectos” de la propuesta normativa. Ante el inicio de las negociaciones a nivel de trílogo entre Parlamento Europeo, Consejo y Comisión Europea, la federación sectorial considera que “es importante que las incertidumbres del aseguradoras se tomen en cuenta para evitar las normas que tengan consecuencias no deseadas”.
“Si bien celebramos la adopción por el Consejo de su enfoque general sobre el Reglamento, no podemos dejar de señalar las preocupaciones que genera sobre varios aspectos”, afirma William Vidonja, responsable de Conducta de Negocio en Insurance Europe.

“Estas normas de protección de datos se diseñaron con la mente puesta en los principales motores de búsqueda, los vendedores on line y las redes sociales. Sin embargo, las aseguradoras y sus consumidores podrían verse negativamente afectados. Es crucial que los responsables políticos de la UE que participan en los próximos debates garantice que la regulación final permite a las aseguradoras continuar prestando sus servicios a los consumidores”, añade.

Procesar los datos para evitar fraudes

Las demandas principales de Insurance Europe al respecto de la futura normativa se resumen en los siguientes puntos:

– Pide que las entidades que controlan datos, como es el caso de las aseguradoras, estén provistas de una base legal para procesar los datos con fines de detección y prevención del fraude.

– También considera que el Reglamento debe permitir que las aseguradoras sigan perfiles de potenciales asegurados, tanto para evaluar mejor los riesgos que se les pide cubrir, como para detectar y prevenir el fraude.

– Las reglas sobre protección de datos también deben permitir que las compañías puedan para conservar los datos con el fin de cumplir con las obligaciones regulatorias y contractuales, y con fines de prevención y detección del fraude.

– Además, se pide un contrato que sirva como fundamento de derecho que permita que los datos sensibles sean procesados ​​por las aseguradoras.

– Finalmente cree que las aseguradoras no deben estar obligadas a revelar información confidencial, por ejemplo, los criterios de suscripción, a los competidores bajo las nuevas reglas.