Catástrofes naturales, cultura aseguradora y tendencias en la conducta de los consumidores han sido los tres principales temas en torno a los que han girado las principales ponencias del segundo día de la XXXV Conferencia Hemisférica de Seguros, que se desarrolla estos días en Santiago de Chile.

La jornada se abrió con un primer panel sobre ‘Tendencias en cobertura, financiamiento y manejo de catástrofes’ y que ha contado con panelistas de primer nivel como Vince E. Cole, CEO Americas de CRAWFORD & CO.; Matthias Marwege, director ejecutivo división España, Portugal, Latinoamérica y Caribe de MUNICH RE; Alfredo Castelo, CEO de MAPFRE GLOBAL RISK; y David Colmenares, CEO de ZURICH BRASIL, que han estado moderados por Recaredo Arias, director general de AMIS.

Cole ha abordado la importancia de la rápida respuesta a las catástrofes naturales, presentando su compañía ante los asistentes, a quienes ha explicado cómo CRAWFORD reacciona para poder gestionar y lidiar las catástrofes y responder a estas amenazas. En concreto, ha detallado algunos de los eventos a los que ha hecho frente (el tsunami de Japón, el terremoto de Nueva Zelanda o las inundaciones de Tailandia, de 2011; el terremoto de Chile de 2010…), su coste en pérdidas económicas y daños asegurados, las lecciones aprendidas de cada uno de ellos, la capacidad de reacción de la compañía y su modo de trabajo.

A continuación ha tenido lugar la ponencia ‘Impacto del cambio climático y tendencias globales en coberturas catastróficas’, de Marwege, quien se ha referido a tres pilares estratégicos para MUNICH RE: el risk assessment, con el que realiza un análisis de los cambios en los riesgos de la naturaleza, incluyéndose los mismos en los modelos utilizados; business opportunities, como pueden ser las coberturas gubernamentales o soluciones financieras suficientes de transferencia de riesgos o nuevos productos que permitan una mayor penetración del sector; y el asset management, es decir, nuevas (directas) inversiones sostenibles, especialmente en proyectos de energías renovables y tecnologías respetuosas con el planeta.

Castelo, por su parte, se refirió a tres aspectos críticos para un buen aseguramiento de los daños de la naturaleza: la importancia de disponer de un detallado conocimiento de los riesgos asegurados; la adecuada gestión y control de los cúmulos, que permite reducir la volatilidad u optimizar el uso de capital, entre otros aspectos y, por último, la importancia de una correcta suscripción y tarificación del riesgo.

Cerrando esta ronda de intervenciones, Colmenares habló sobre lo que, a su juicio, realmente importa a los aseguradores, como es que el riesgo esté alineado con el apetito o la importancia de tener en cuenta la historia de los eventos. En su intervención mencionó los distintos tipos de modelos existentes, nombrando algunos de los programas especiales que ZURICH ha desarrollado para la gestión de las catástrofes naturales.

Tras estas intervenciones, los ponentes compartieron mesa redonda en la que, por ejemplo, se indicó que la industria aseguradora está respondiendo muy bien  ‘in situ’ a los fenómenos catastróficos, si bien es necesaria una mayor colaboración público-privada y es importante trabajar con una combinación de las soluciones utilizadas en el pasado junto a las tecnologías actuales existentes, que ayudan a medir y monitorizar aspectos que antes no se podían.

Primer Panel