Mirar hacia la región Latinoamericana ya no es un paso arriesgado para el mercado empresarial español, sino más bien el camino necesario para diversificar y mejorar el resultado de las compañías. Los buenos datos de comercio exterior de los últimos meses reflejan que la internacionalización es un paso clave para el futuro de las empresas españolas. Muchas de ellas, principalmente las grandes, cuentan con departamentos de riesgos que analizan los países de destino y disponen de las capacidades para desarrollar el mejor programa de seguros. Sin embargo, el gran número restante de empresas que salen fuera tienen mayores problemas a la hora de identificar las necesidades locales.
Thierry Planet, director del Área Internacional de MARCH JLT, ha revelado algunas cuestiones y ofrece algunas pautas para que las empresas que invierten en Latinoamérica conozcan más de cerca la estrategia a seguir desde el punto de vista de la gestión del riesgo. “De los principales países de América Latina, Brasil y Argentina son los países que presentan más restricciones desde el punto de vista asegurador para las empresas españolas o extranjeras que invierten en esta región”, explica Planet. “Muchas veces estas restricciones –añade- están motivadas por un afán proteccionista de promover a sus reaseguradoras estatales y privadas, limitando la cesión de negocios a reaseguradoras domiciliadas en otros países lo que circunscribe el acceso a una mayor capacidad de suscripción existente en el mundo y va en contra de un buen aseguramiento de los riesgos”. Esta situación, afirma el directivo, perjudica a la industria del seguro en estos países ya que necesita el conocimiento y el know how de las empresas de fuera.

En el otro lado de la moneda se encuentran Colombia y Perú: “El mercado colombiano de seguros en cambio es menos restrictivo, prueba de ello es una reciente ley que autoriza a las compañías aseguradoras no domiciliadas en Colombia a ofrecer algunas líneas concretas de seguros. Actualmente Perú y Colombia son los países más atractivos para las compañías de seguros extranjeras que quieren entrar en América Latina”.

En cuanto a los países preferidos para la inversión española, por orden de importancia, matiza Thierry Planet, “están Brasil, México, Colombia, Chile y Argentina. Por su parte, Perú y Panamá aparecen como países cada vez más atractivos para las empresas españolas”.

En concreto, según hace balance de cómo seguirán estas inversiones durante el año, adelanta que “Brasil y Colombia son los países donde las empresas españolas han incrementado de forma significativa sus inversiones estos últimos meses. Esta tendencia está directamente relacionada con la buena salud económica y financiera de estos países. Colombia, Perú y Chile son los mercados que presentan las mejores perspectivas económicas este año seguidos por Brasil o México. En cambio la evolución económica de Venezuela, Argentina, Bolivia y Ecuador suscitan dudas en cuanto a su evolución económica. Por tanto, es probable que algunas empresas españolas disminuyan sus inversiones en Venezuela y Argentina a corto plazo”.

EL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN ES EL QUE NECESITA MÁS PROTECCIÓN

El director del Área Internacional de MARCH JLT no quiere hablar de exigencias a la hora de qué seguros se necesitan para invertir en estos países, asevera que conviene hablar de recomendaciones. “Los seguros recomendados a la hora de invertir son muy parecidos a los seguros que se pueden exigir en países occidentales. El problema se puede plantear cuando el mercado asegurador del país del riesgo es muy limitado y no ofrece las garantías exigidas (por ejemplo, líneas de avales en Perú). Cada sector tiene su exposición al riesgo que tendrá que cubrir mediante un programa de seguros adaptado”, recuerda Thierry Planet. “El sector que necesita más cobertura en América Latina es el sector de la construcción. Sus necesidades son tanto de capacidad como de coberturas. Algunos proyectos de infraestructuras llevados a cabo en países como Perú, Colombia o Brasil suponen inversiones que superan el billón de dólares lo que requiere acudir a compañías aseguradoras con capacidad muy elevadas así como al mercado internacional de reaseguro sin infringir las disposiciones legales del país del riesgo que, a veces, dificultan el diseño e implementación de un programa de seguros”.

Por último, el ejecutivo recuerda que para las empresas españolas que invierten en América Latina la dificultad reside en compaginar una buena cobertura del riesgo y el cumplimiento de la legislación local. “Algunos países (como Brasil) exigen que el riesgo este cubierto por compañías de seguros legalmente establecidas en el país. Sin embargo, estas mismas compañías, a veces, no pueden otorgar las coberturas necesarias a la buena protección del riesgo debido a las características del mismo o a una importante suma asegurada. A la hora de implementar un programa internacional de seguros con riesgos en América Latina el compliance es, sin duda, el obstáculo más complicado de franquear. Sin embargo la dificultad puede variar según el país. Chile o Perú son menos restrictivos que Brasil”.