Para alcanzar logros profesionales no es necesario perder la esencia femenina

Posted by on Mar 8, 2017 in Noticias |

Alesia Rodríguez Pardo, Presidenta Ejecutiva de la Cámara de Aseguradores de Venezuela (CAV)

 

Durante muchos años en Latinoamérica y el mundo la desigualdad de género ha dado de que hablar, sin embargo, la sociedad globalizada con el empuje de muchas mujeres y hombres también ha llevado a la mujer a un puesto de respeto dentro de la sociedad, aboliendo muchos de los dogmas que en el pasado la castigaron. Este cambio de paradigma se hace cada vez más rápido y con mayor intensidad, siendo indetenible a su paso; sin embargo, todavía existen brechas que cerrar y, para ello, debemos como sociedad atenderlo en profundidad en la agenda pública y privada, además, como mujeres procurar elevar el tema cada día más.

Como dice Melinda Gates: “Una mujer con voz es por definición una mujer fuerte. Pero la búsqueda para encontrar esa voz puede ser muy difícil”.

Hay que encontrar nuestra voz y saber que no siempre a todos les gustará, pero expresarla con respeto y con bases de conocimiento firmes es más poderoso que los títulos, cargos o posiciones que puedas tener, no importa que tan masculino sea tu entorno laboral, lo verdaderamente importante estará en lo que tú puedas lograr, en tu trabajo y consistencia en tu pensar, hablar y actuar.

La mujer, en especial la Latinoamericana, de la cual puedo hablar con más conocimiento, ha evidenciado un papel de luchadora profesional y social que tal como lo dije al principio va en aumento, es indetenible y del que pienso que para hacerlo no hay porque asumir una esencia masculina, ni simular roles de hombres para sentirnos fuertes y capaces profesionalmente.

En los últimos años, las mujeres nos hemos convertido en “autosuficientes” y en algunos casos hasta capaces de sacrificar nuestra vida personal, a competir en vez de compartir y es justo ese el camino que no debemos tomar, porque tal actitud más allá de sumar, resta en nuestro camino. Debemos jugar en equipo entre las mujeres y con los hombres, no olvidar a otras mujeres en el trayecto y asumir el rol mentor a otras que vayan escalando y avanzando para así apoyar e ir creando oportunidades serias para todos.

Nuestra esencia femenina nos nutre y desborda de manifestaciones de vida que nos hace ser libres. Este concepto de libertad va ligado a la independencia laboral e individual que define en parte a la mujer latinoamericana tanto en el sector asegurador, como en el resto de las áreas.

Desde mi experiencia, no he encontrado obstáculos dentro del mercado asegurador en Venezuela por ser mujer, de hecho, dentro de la actividad aseguradora se encuentran mujeres en puestos claves y representativos, donde alrededor del 16 % de Presidentes y Vicepresidentes Ejecutivas de empresas de seguros en Venezuela son mujeres, y la gran mayoría de las consultorías jurídicas de las empresas de seguros y reaseguros las lideran mujeres, cuyas acciones forman parte contundente dentro de cada una de las empresas que representan.

Aunque he tenido la suerte de que en el sector asegurador venezolano siempre me he encontrado y trabajado con caballeros, claro que siempre es necesario impulsar la diversidad en los puestos de trabajo para potenciar cada unas de las áreas y mantener con nuestro trabajo el ejemplo de la mujer profesional e integral. Desde un punto de vista muy personal, considero que el bastión fundamental para llevar a cabo tal tarea se define bajo una sola palabra “preparación y formación”, la cual te lleva a romper todos los esquemas profesionales e incluso personales, porque te hace crecer como persona, aportar en sustancia, transcender y ganar el legitimo respeto de tu entorno, sea en su mayoría masculino o no.

Mi sugerencia siempre en el tema de género es que nunca dejemos de prepararnos, procuremos la excelencia y seamos las mejores en lo que hacemos sin perder nuestra “esencia femenina”; es así como podemos aportar a cambiar la forma de ver el mundo de muchas personas y si corres con suerte puedes ser ejemplo o animo de muchas mujeres que buscan superarse pero no saben cómo hacerlo o por dónde empezar.

Ciertamente no en todas las regiones ocurre similar, en algunos casos quizás más fuerte o tímidamente, pero pienso que el mundo poco a poco ha ido superando la desigualdad, caminando hacia la mayor equidad de género y cuando hablamos de la parte laboral, las condiciones en cuanto a beneficios laborales en el sector asegurador, son muy similares para el hombre y la mujer en la gran mayoría de los casos. Sin embargo, sí creo que hay que mejorar condiciones legales laborales que con el supuesto objetivo de proteger al “débil jurídico” (la mujer) al final le ponen tantas condiciones para su contratación o permanencia en el trabajo que se convierte lo legal a veces en limitaciones hacia la contratación de mujeres. Creo que debemos avanzar más en ello, así como en condiciones de edades de retiros, entre otros temas.

Las mujeres siempre hemos contado con buenas ideas, nos ha tocado ser mucho más creativas por los diversos roles que llevamos a nivel laboral y personal, pero lo importante es que siempre debemos trabajar en innovar y avanzar en cada meta que nos propongamos.

Me considero una gran defensora de la institucionalidad, sin que esto nos quite la posibilidad de crear, de ir siempre más allá, y por eso me identifico con convicción en el promover la equidad de género como parte de las agendas empresariales, gremiales y en la agenda pública nacional dentro de políticas públicas de inclusión. Se debe trabajar más en las bases de la educación, en especial de mayores oportunidades desde niñas, apoyo en fortalecimiento de su autoestima, de facilitar su mayor inclusión que vaya acompañada en el camino en lograrlo por capacidades desarrolladas, de manera que cuando lleguen a posiciones cada vez más altas, no se diga que fue para cumplir una “cuota” sino porque lo merecen al estar igual o mejor capacitadas que las otras mujeres y hombres consideradas para los cargos.

Ante lo anteriormente expuesto, puedo decir que existen mujeres en puestos claves y representativos dentro del sector asegurador y muchos otros gremios, quienes son escuchadas igual o más que algunos hombres que ocupan las mismas posiciones, siendo necesario entender y comprender que es hora de acabar con las barreras, para tener un mundo mejor.

Es nuestro momento, hemos derribado las barreras, nos hemos hecho sentir, ha llegado la hora de ser protagonistas de la historia, y ejemplos que aporten lo mejor de sí a futuras generaciones, de las cuales nos vamos a enorgullecer en el futuro de la evolución femenina. Si bien debemos reconocer y montarnos sobre el legado de muchas mujeres al comienzo del movimiento feminista, si creo que debemos las mujeres actuales evolucionar ese rol, lo cual implica trascender el enfoque de confrontación con lo masculino o imitación del hombre, es manteniendo nuestra esencia femenina abogar por la igualdad de oportunidades, y queda en manos de cada mujer el saber representar dignamente el género femenino.

El trabajo siempre debe hablar por nosotras, pero no dejemos de hablarnos a nosotras en positivo, sobre nuestro esfuerzo, logros, fortalezas y darnos una palmadita, sin ser propagandista de las habilidades o logros, simplemente con la convicción de que estamos impulsando un mundo mejor.