Tras Nicaragua, Panamá es el segundo país centroamericano que se suma al sistema creado por el Banco Mundial para ofrecer de forma rápida recursos que palien los efectos de eventos climáticos extremos y que ya cuenta con 21 países (19 de ellos del Caribe).

  • El Mecanismo de Seguro para Riesgos Catastróficos del Caribe (CCRIF, por sus siglas en inglés) cuenta con un nuevo miembro, Panamá, que ha contratado la cobertura de seguro paramétrico para el exceso de lluvia. Desde el año pasado se han adherido otros tres países (las Islas Vírgenes Británicas, Montserrat y San Martín), con lo que ahora mismo son 21 estados (19 del Caribe y 2 de Centroamérica) los integrantes del CCRIF, creado por el Banco Mundial en una zona donde la frecuencia de fenómenos climatológicos extremos y desastres naturales está aumentando, como recuerda esta sociedad, “y aunque la mortalidad resultante de los desastres parece estar disminuyendo, los costes económicos están aumentando de manera precipitada”, añade.

    En Panamá, sólo los eventos relacionados con el exceso de lluvia, como ‘La Purísima’ en 2010 y las inundaciones en la Provincia de Colón en 2012, causaron pérdidas de más de 270 millones de dólares y forzaron, en una ocasión, el cierre temporal de las operaciones del Canal de Panamá.

    Según el CCRIF, el seguro obtenido a través de este mecanismo cuesta la mitad de lo que supondría su contratación por separado para cada país miembro. La póliza contempla indemnizaciones basadas ​​en la intensidad de un evento (por ejemplo, velocidad del viento de un huracán, la magnitud de un terremoto, el volumen de lluvia, etc.) y las pérdidas calculadas en un modelo previamente acordado causado por estos eventos. De esta forma, los pagos se pueden realizar dentro de los 14 días posteriores al suceso y ofrecen un capital que se puede utilizar para responder a las necesidades de socorro y recuperación temprana.

    Datos de SWISS RE indican que los países del Caribe y Centroamérica están menos protegidos contra desastres naturales, ya que los seguros de los países de ingresos medios cubren menos del 10% de los bienes frente a un porcentaje superior al 40% en los países desarrollados, donde se utilizan tanto los seguros como los mercados de capital para contrarrestar las pérdidas.

    El otro país centroamericano Nicaragua, forma parte del CCRIF desde 2015 y hasta la fecha ha recibido dos pagos por un total de 1,6 millones de dólares. Desde la creación del Mecanismo en 2007, el CCRIF ha pagado en indemnizaciones 139 millones de dólares a 13 gobiernos miembros. Dentro de su Plan Estratégico 2018-2021, la sociedad prevé el desarrollo de nuevos productos para la sequía, la pesca, la agricultura y los servicios públicos.