La segunda jornada del XXXII Encuentro Intereuropeo de Reaseguros (‘ENTRE 2014’) se planteó como un ‘taller de especialidades’, donde se repasaron asuntos como las perspectivas en Latinoamérica, las soluciones financieras, el papel de las mutualidades de previsión social, los riesgos sistémicos derivados del uso de la modelización o las implicaciones de la reforma del baremo de Autos.
Abrió la segunda jornada Augusto Díaz-Leante, vicepresidente ejecutivo de Vida de MUNICH RE para Península Ibérica y Latinoamérica, quien explicó los paradigmas y desafíos del seguro de Vida en Latinoamérica. “El pujante crecimiento de Latinoamérica es innegable”, declaró. No en vano, en la lista de Forbes de las principales empresas del mundo aparecen 60 compañías de la región, frente a las 27 españolas, por lo que es un escenario con posibilidades de crecimiento para el sector asegurador. Pese a que Latinoamérica acoge al 8,6% de la población del planeta y genera el 8% de la riqueza mundial, tan solo representa un 3,9% de las primas totales del mercado (5% en P&C y 2,7% en Vida).

Además, hizo hincapié en que esta área es el destino elegido por las empresas españolas en busca de expansión, pero se ha producido un cambio de tendencia en la balanza comercial, pues España ha pasado a importar más de lo que exporta. En cuanto a los principales lastres de la región, destacó la corrupción del sector público o la desigualdad, aunque anotó la pujanza de la clase media, que en 2030 supondrá alrededor del 50% de la población. Respecto a los desafíos del Seguro en la zona, remarcó que hay que saber llegar a la creciente clase media, responder a la necesidad de soluciones de renta vitalicia, atender la demanda de microcréditos o afrontar la presión regulatoria, entre otros.

MONETIZACIÓN

Miguel Alferieff, director de Europa del Sur y Oriente Medio de SCOR GLOBAL LIFE, y Pilar Santamaría, directora general de SCOR GLOBAL LIFE IBÉRICA, hablaron acerca de las operaciones de monetización (VIF). Explicaron que la restricción crediticia ha frenado en los últimos años el crecimiento de los productos vinculados al sector asegurador, impulsando las operaciones de monetización como solución de crecimiento rentable en un entorno de prima decreciente. Así, señalaron que las soluciones VIF permiten “optimizar no solo el capital, sino también la liquidez de la compañía”. Además, remarcaron que estas operaciones “son reaseguro porque la transferencia de riesgo es incuestionable”.

En cuanto a las ventajas para la reaseguradora, precisaron que permiten acceder a un negocio rentable, reforzar su posición en el mercado y su relación con el cliente, así como obtener información de calidad sobre la cartera de las aseguradoras y contribuir a su ‘embedded value’. No obstante, también conllevan riesgos para la reaseguradora, como riesgos biométricos, de caída de cartera, actuariales, regulatorios y operacionales o de ejecución.

MUTUALIDADES DE PREVISIÓN SOCIAL

Sonia Lecina, inspectora de Seguros de la DGSFP, departió acerca las mutualidades de previsión social (MPS), destacando que su comportamiento está por encima de la evolución general del mercado. Así, puntualizó que el volumen de primas gestionado por estas entidades creció un 16% en 2013, situándose en 1.149 millones de euros. Frente a la estabilidad en No Vida (+0,12%), el mayor repunte vino en Vida (+21,4%), que movió 896 millones en primas. Por otro lado, recordó que la colaboración de las MPS con las reaseguradoras permite ampliar la suscripción, homogeneizar la siniestralidad y evitarla, subsanar la falta de experiencia en determinados productos y estabilizar los resultados financieros. Especificó que las MPS tienen 70 millones de euros de reaseguro cedido, por lo que “hay mucho mercado en este tipo de entidades”.

LOS MODELOS SON DE GRAN VALOR PARA LA INDUSTRIA ASEGURADORA

A continuación, la jornada se centró en los riesgos sistémicos derivados de la modelización. Christian Bieri, Market Unit Head de AMLIN, afirmó que “los modelos son de gran valor para la industria aseguradora”, puesto que hacen que las empresas puedan ser más eficientes, pero remarcó que no hay que seguir “a ciegas” los resultados de esos modelos. Anders Sandberg, investigador del Instituto de Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford, explicó que los riesgos sistémicos dependen de la interconexión del sistema. Asimismo, anotó que todas las empresas emplean modelos y defendió que estos son necesarios para tomar buenas decisiones, pero advirtió que “transmitimos nuestra forma de pensar al modelo”, de modo que es peligroso para la industria que tengamos un “pensamiento grupal accidental”, puesto que los modelos que manejas las compañías de un mismo sector son muy similares.

REFORMA DEL BAREMO Y REASEGURO

La última mesa redonda abordó las implicaciones de la reformas del baremo de Autos en el reaseguro. José Antonio Badillo, director de la revista RC, Revista de Responsabilidad Civil, Circulación y Seguro declaró que el baremo “ha sido un sistema eficaz” y bueno tanto para las víctimas como para las aseguradoras y la administración de justicia. Detalló luego algunos de los posibles efectos del nuevo sistema.

Antonio Rubio, responsable de Reaseguro y Actuariado de SEGUROS CATALANA OCCIDENTE, aportó la perspectiva de las cedentes. Planteó sus dudas acerca de si se trata de un cambio de ley, lo que condicionaría la renegociación de los contratos con las reaseguradoras, o sobre la influencia en los precios y la estructura del contrato de reaseguro, según las nuevas hipótesis de siniestralidad.

Finalmente, Paz Pinilla, directora general de SWISS RE IBERIA, y Pável Huerta-Uribe, Head UW P&C Director de SWISS RE, dieron la visión de la reaseguradora. Pinilla indicó que apoyan la reforma del baremo y afirmó que “la mejor manera de abordar el cambio es aceptar la incertidumbre que conlleva y trabajar junto a los clientes para adaptarse”. Por su parte, Huerta-Uribe remarcó que “donde más va a afectar la reforma es en los siniestros más grandes, que son los que van a reaseguro”. Señaló que ya se está trabajando con hipótesis según el nuevo baremo, que muestran que habrá siniestros en los que las indemnizaciones descenderán un 10% y otros en los que crecerán un 400%, por lo que “hay que ver cuál es la proporción de esa mezcla”.

Cerró el evento Juana Romero, responsable del Departamento de Eventos y Formación de INESE, quien agradeció la participación de ponentes, asistentes, patrocinadores y colaboradores.