Después de muchas presiones, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha anunciado, en una larga comparecencia de prensa, algunos cambios en su reforma sanitaria, la llamada ‘Obamacare’. En la misma, el presidente ha reconocido errores y un cambio administrativo que permitirá a los ciudadanos que así quieran mantener sus planes médicos el próximo, algo que en principio no estaba contemplado.
En las últimas seis semanas desde que se abrió el mercado de seguros online a través de una web federal para los ciudadanos que no contarán con un seguro médico, menos de 27.000 personas se inscribieron para comprar uno. La cifra está muy por debajo de los cálculos realizados por la Administración. Sí es cierto que los Estados que han gestionado sus propios portales web tuvieron mucha más actividad, superando las 79.000 inscripciones.

Aun así, el total de inscripciones a los seguros privados después del primer mes desde la entrada en vigor del Obamacare no cumple las expectativas del Ejecutivo y las 106.185 personas que han concluido todo el proceso para elegir seguro representan un escaso 1,5% de los 7 millones que el Gobierno espera inscribir para el próximo año.

Obama ha señalado que dentro de los arreglos efectuados a la ley, las compañías de seguros deberán informar a los clientes que quieran mantener sus pólizas anteriores que éstas no cumplen con los estándares básicos exigidos y que pueden optar por otras. El máximo mandatario se siente confiado en que el Obamacare funcionara, aunque reconoció problemas técnicos como la web.