La Comisión Europea presentó ayer el ‘Plan de Acción de la Unión de los Mercados de Capitales’, enmarcado en el más conocido como ‘Plan Juncker’ para potenciar las inversiones, aumentando y diversificando las fuentes de financiación para las empresas europeas y los proyectos a largo plazo. El objetivo de Bruselas es eliminar los obstáculos a las inversiones transfronterizas en la UE, de modo que las empresas y los proyectos de infraestructuras puedan financiarse más fácilmente, con independencia del lugar en que estén ubicados.
En este terreno, el sector asegurador puede desempeñar un papel importante, ya que, tal y como destaca la Comisión, las compañías de seguros disponen “de los medios adecuados para proporcionar financiación a largo plazo mediante la inversión en acciones y préstamos para proyectos de infraestructuras”. Esta capacidad es esencial para hacer frente a los importantes volúmenes de inversión de estos proyectos de infraestructuras.

Para ayudar en este papel, el Ejecutivo apuesta por eliminar los obstáculos prudenciales para que las aseguradoras “puedan desempeñar un importante papel en los proyectos europeos de infraestructuras”. Así, asume el dictamen emitido por EIOPA y la Comisión ha determinado nuevas disposiciones que crean una categoría distinta de activos de infraestructuras y reducen el importe de capital que las entidades aseguradoras deben mantener con respecto a la deuda y el capital de los proyectos de infraestructuras subvencionables.

Medidas para reactivar la titulización

Aunque la Unión de los Mercados de Capitales es un proyecto a medio plazo, prevé la adopción de algunas iniciativas importantes a corto plazo. En este sentido, la Comisión ha anunciado una primera tanda de medidas destinadas a reactivar la titulización de alta calidad y a fomentar la inversión a largo plazo en infraestructuras. Además, antes de final de año, anunciará sus propuestas de modificación de la Directiva sobre el folleto, con objeto de que las pequeñas y medianas empresas puedan obtener capital más fácilmente y a un coste menor.

Menores exigencias de capital para las inversiones en infraestructuras

Como parte del paquete de medidas incluidas en el ‘Plan de Acción de la Unión de los Mercados de Capitales’, la Comisión Europea ha formulado una serie de enmiendas al Reglamento de Actos Delegados de Solvencia II.

El elemento principal está relacionado con las infraestructuras. Las denominadas ‘Inversiones en infraestructuras cualificadas’ serán una categoría de activos específica dentro de Solvencia II y se beneficiarán de una calibración adecuada al riesgo, más baja que la que se aplica a otros (por ejemplo, la calibración del factor de estrés para tal inversión en el capital no cotizadas se reduce del 49% a 30%). “Esto, en última instancia, conducirá a una exigencia de capital inferior”, destaca Bruselas.

Las inversiones en Fondos Europeos de Inversión a Largo Plazo (ELTIFs en sus siglas en inglés) se beneficiarán de las mismas cargas de capital que la renta variable negociada en mercados regulados, e inferiores a la de otros valores de renta variable, quedando en consonancia con las inversiones en fondos europeos de capital de riesgo y fondos de emprendimiento social europeos.

Las acciones que cotizan en sistemas multilaterales de negociación (MTF) también se beneficiarán de la misma exigencia de capital, como si fueran renta variable negociada en mercados regulados.

– Finalmente, una medida de transición para las inversiones en acciones se extenderá a las acciones que no cotizan en bolsa, por lo que las aseguradoras no se retirarán súbitamente de las inversiones en acciones. “Hay también una aclaración sobre cómo las aseguradoras deben aplicar la medida de transición a las acciones realizadas en fondos gestionados”, se aclara desde la Comisión.