huertas mapfreAntonio Huertas, presidente de MAPFRE

“Porque es una preocupación”. Por eso, aseveró ayer Antonio Huertas, presidente de MAPFRE, hay que hablar de pensiones y de ahorro y sobre eso centró su charla-debate con el periodista Salvador Arancibia en el marco del I Congreso Iberoamericano para Presidentes de Compañías y Familias Empresarias, organizado por el Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI), que se ha celebrado en Madrid.

  • La fisionomía de los países, el desarrollo económico, que se viva más y que la sociedad se preocupen más por su futuro es el cóctel necesario para que haya que cambiar de mentalidad en cómo ahorramos para nuestras pensiones. Huertas ha querido destacar que desde el sector asegurador se habla de este tema no para ‘vender’ más planes de pensiones sino “porque somos expertos, por eso hablamos de las pensiones, porque entendemos de este negocio; es una actividad privada muy social y es necesario hablar del futuro de los españoles y los latinoamericanos frente a su futura jubilación”.

    Huertas llamó la atención sobre que este camino tiene que venir incluso desde el cambio en la propia definición: “La RAE define las pensiones como una sistema público, pero hay muchos países que no tienen ya ese sistema únicamente o que no pueden abordarlo”.  La sostenibilidad, añadió, “hay que entenderla como lo que es: la cuantificación en el futuro va a estar más limitada”. Para el directivo, la clave estaría en que tengamos dos o tres sistemas de retribución y que así podamos de una manera individual abordar el problema de las pensiones cuanto antes”. “Nos encontramos ante una realidad en la que ahorrar será una cuasiobligatoriedad”, sentenció.

    “Más allá de las ideologías”

    Arancibia preguntó sobre el “famoso sobre naranja”, algo que Huertas lamentó que nunca llegara a los españoles y sobre el actual Pacto de Toledo, sobre el que hizo referencia a que los instrumentos públicos siempre están muy ideologizados: “Este tema va más allá de la ideología, es una cuestión de Estado”, añadió.

    Esta ‘cuestión de Estado’ parte en que hay un gran sector de población que se sitúan dentro de la “cuarta edad” y, en tanto que el fondo de reserva de las pensiones “se acaba”, debe garantizarse que la sociedad sea “sostenible” de aquí a 30 años.

    Un dato, reveló Huertas, es que la tasa de sustitución está en el 80% del último salario que tenga el trabajador cuando se jubile y, en la mayoría de países de Europa, esa tasa está entre el 50% público y el 50% privado. “Somos uno de los países que menos ahorra, en Francia, nuestros vecinos, al mes ahorra cada trabajador 40 euros más que un trabajador español”, señaló.

    También quiso destacar que en el futuro que se dibuja “habrá que mejorar la capacidad de ocio de los mayores y formar a los jóvenes para trabajar en esas actividades que van a demandar los mayores”. “Hay que defender el sistema público, pero teniendo en cuenta que la cantidad que se recibirá por parte del sistema público será cada vez más “limitada”.

    “Déjennos participar”

    Por todo esto, por una necesidad de ahorro que se hace imperiosa, el presidente de MAPFRE quiso contestar a las ‘voces críticas’ que afirman que desde el sector solo quieren vender: “Déjennos participar, no estamos diciendo todo esto para aumentar nuestro negocio, tenemos mucha información y los instrumentos adecuados para ser parte de la solución”. Agregando que “una vez que reconozcamos el problema, vendrá desde nuestra parte la búsqueda de mecanismos adecuados, como bajar los gastos de administración o lograr más trasparencia, entre otras medidas”, concluyó.

    Consulte la ponencia completa aquí

  • El principal problema de América Latina es que para tener un buen sistema público hay deber tener un buen sistema fiscal

    Tenemos que alegrarnos de que los avances científicos, tecnológicos que  junto a los progresos sociales podamos vivir más, afirmó ayer Antonio Huertas. “La vida media se ha alargado mucho, la expectativa de la población es tener tranquilidad en el futuro. Cada hora se aumenta la expectativa de vida 6 minutos. Eso es algo maravilloso. Es una realidad y eso va descompensando la pirámide de la población, hay menos gente joven”, destacó. 

    En Latinoamérica, concretó, “lo vemos a medida que el proceso social se va dando, la clase media gana calidad de vida y hace que la tasa de natalidad se reduzca. Ahora está en dos hijos por pareja o mujer, una cifra mucho menos que antes pero mayor que la media europea”. Así, explicó que la baja tasa de natalidad junto con el desarrollo y el incremento de las expectativas de vida hace que se genere un cóctel maravilloso pero también preocupante.

    En América Latina hay diferencias en cuento al sistema de pensiones: “Hay países que lo abordaron desde una perspectiva más liberal, como Chile o México, hay otros que lo hicieron de una forma más estandarizada, como Brasil y otros que no lo han abordado.

    En general, algunos países para tener un buen sistema público lo principal que tienen que tener es un muy buen sistema fiscal. Es decir, -acotó- se deben pagar impuestos y en el caso de la región la economía informal es muy potente, por lo que los trabajos informales contribuyen a un mal funcionamiento del sistema público.

    Los latinoamericanos tienen que comprender que hay capacidad para crear sistemas complementarios, pero no sustitutivos, ese es el error, ir a un sistema de capitalización frente al sistema de reparto, por ejemplo, como el de Europa, ya no hay suficiente tiempo para crear una masa de ahorro para generar rentas suficientes para la jubilación. “Este caso se observa en Chile, que no es un sistema malo pero que hay que compatibilizar el de capitalización con el de reparto, hay que complementar los sistemas de reparto para que podamos tener una renta digna para vivir”, concluyó.

    El seguro siempre está al lado de aquellos que lo necesitan

    Al principio de la ponencia, Antonio Huertas hizo un paréntesis para “mandar un guiño a los latinoamericanos y en especial a los Caribeños de Puerto Rico, Dominicana, Cuba y también al pueblo mexicano que ha sufrido dos fuertes terremotos. Puerto Rico tiene una situación muy crítica, yo soy medio puertorriqueño y lo llevo en el alma. Para nosotros como aseguradora es nuestro objetivo social, cuando ocurre algo el poder estar con nuestros clientes y trabajadores para hacer frente a las catástrofes”.