Germany’s Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) y MUNICH RE están impulsando la creación de un sistema de transferencia de riesgos para el sector agrícola de Perú. Con este fin, se han puesto en marcha el proyecto ‘Gestión Financiera Integrada de los riesgos climáticos en el sector agrícola del Perú’. El objetivo de este proyecto es desarrollar, junto con las autoridades peruanas, un marco legal, institucional y estructural para un sistema de protección de la producción agrícola frente a los riesgos relacionados con el clima.
Tal y como explican, el objetivo del proyecto es un sistema de transferencia de riesgo para los agricultores sobre la base de una asociación público-privada entre el gobierno peruano, los agricultores y la industria de seguros. De esta forma, MUNICH RE y GIZ están prestando asesoramiento a los socios. El plan del proyecto también incluye la creación de un sistema de información agrícola para mejorar los datos disponibles sobre la producción y los rendimientos. Además de esto, el proyecto capacitará a especialistas para administrar y supervisar el sistema de transferencia de riesgos.

Joachim Herbold, experto de MUNICH RE en el seguro agrícola y asesor técnico del proyecto ha explicado que “el sector de la agricultura peruana se enfrenta a grandes retos, que se ven agravadas por el cambio climático y el aumento de las fluctuaciones en los rendimientos asociados, por ello, MUNICH RE está aportando todo su conocimiento para desarrollar un sistema integral que proporciona a los agricultores una protección sostenida frente a los riesgos naturales”.

El sector agrícola en Perú ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años, y juega un papel importante en la economía peruana. Uno de los mayores desafíos de la agricultura son los riesgos relacionados con el clima, en particular, la sequía, las inundaciones y las heladas, que se han visto incrementados por el cambio climático. El sistema de transferencia de riesgo que se está desarrollando debe ser apoyado por el gobierno peruano, y por los sectores agrícolas, banca y seguros. La finalidad, afirma el comunicado, es proteger al mayor número posible de agricultores, el sistema debe tener en cuenta las condiciones climáticas existentes en el país y las necesidades de los diferentes tipos de sistemas agrícolas que incluye desde los pequeños agricultores a las grandes explotaciones comerciales.