Augusto Díaz-Leante, vicepresidente ejecutivo de Vida de MUNICH RE para Península Ibérica y Latinoamérica, participó el viernes en la segunda jornada del XXXII Encuentro Intereuropeo de Reaseguros (‘ENTRE 2014’), que se celebró en Madrid, para analizar los paradigmas y desafíos del seguro de Vida en Latinoamérica. Una ponencia que refleja en una frase: “El pujante crecimiento de Latinoamérica es innegable”.
No en vano, en la lista de Forbes de las principales empresas del mundo aparecen 60 compañías de la región por lo que es un escenario con posibilidades de crecimiento para el sector asegurador. Pese a que Latinoamérica acoge al 8,6% de la población del planeta y genera el 8% de la riqueza mundial, tan solo representa un 3,9% de las primas totales del mercado (5% en P&C y 2,7% en Vida).

Asimismo, hizo hincapié en que este área es el destino elegido por las empresas españolas en busca de expansión, pero se ha producido un cambio de tendencia en la balanza comercial, pues España ha pasado a importar más de lo que exporta. En cuanto a los principales lastres de la región, destacó la corrupción del sector público o la desigualdad, aunque anotó la pujanza de la clase media. “Para el año 2005, un 24% de la población latinoamericana es considerada clase media, lo que equivale a 135 millones de personas. En el 2030, se estima que la clase media está formada por 310 millones, un 43% de la población”, explicó Augusto Díaz-Leante.

Respecto a los desafíos del Seguro en la zona, remarcó que hay que saber llegar a la creciente clase media, responder a la necesidad de soluciones de renta vitalicia, atender la demanda de microcréditos o afrontar la presión regulatoria, entre otros.

“Excitante”, “inspirador”, palabras no habituales en Acuerdos de Libre Comercio

Díaz-Leante quiso hacer mención a un acuerdo por el cual puede cambiar el mercado económico y, a su vez, el de Latinoamérica, abriendo un abanico de posibilidades: La Alianza del Pacífico.

Tal y como explicó, si fuera una única economía, sería la sexta del mundo, representando el 40% del PIB en Latinoamérica. Además, representa el 55% de las exportaciones en la región (el doble que Brasil) y atrae el 38% de la inversión extranjera. Compuesta por algunos de los países ‘most business-friendly’ y con mayor crecimiento económico (en oposición a la ralentización mostrada por Brasil). Asimismo, Díaz-Leante destacó la iniciativa económica, centrada en la liberación económica y búsqueda de la estabilidad.