¿Cómo se comportará la economía en 2020? Aunque la inestabilidad que generan los riesgos emergentes convierten en tarea complicada la predicción, el Servicio de Estudios de MAPFRE ha trabajado para elaborar el informe ‘Panorama económico y sectorial 2020’ y ofrecer una hoja de ruta que, aunque se revise trimestral para incorporar los aspectos más relevantes del desempeño económico, sirve de partida para iniciar el recorrido de este nuevo ejercicio.

En principio, a nivel global, hay buenas noticias. En términos generales, se prevé un escenario de crecimiento económico moderado “que elude la posibilidad de una recesión; pero, es necesario señalar que persisten multitud de vulnerabilidades y riesgos, tanto globales como específicos, que hacen que esta eventual recuperación se prevea lenta, frágil y elusiva”. Así lo explicaron ayer, partiendo de los datos obtenidos en el citado informe, Gonzalo de Cadenas Santiago, director de Análisis Macroeconómico y Financiero; Ricardo González, director de Análisis, Estudios Sectoriales y Regulación; y Francisco Javier Lendines, director general en Mapfre AM.

En números, durante este ejercicio se estima que habrá “un crecimiento económico global del 3,1%” y si miramos un poquito más lejos, en 2021, “podría acelerarse hasta situarse en el entorno del 3,4%”. No obstante, apuntó Francisco Javier Lendines, serán las economías emergentes las que continuarán contribuyendo más, a la actividad global, que las desarrolladas; pues su crecimiento, previsiblemente estable, se acercará al 4,5% durante los próximos años. Sin embargo, “gran parte de las economías desarrolladas parecen estar agotando sus opciones de política económica y están buscando medidas alternativas”. En este sentido, “el caso de la Eurozona es paradigmático, ya que, bajo el amparo del Banco Central Europeo, podría estar preparándose una nueva época para la política económica de la región, no exenta, sin embargo, de retos y dificultades”.

Sector asegurador: ¿ralentización?

Estudio de fundacion mapfreLa desaceleración que ha vivido la economía global está teniendo su efecto en el negocio asegurador. En particular, en No Vida y Vida Riesgo que “se están ralentizando a nivel agregado”. No obstante, “la aplicación generalizada de políticas monetarias acomodaticias está ayudando a frenar esta tendencia y podría contribuir a revertir la situación”. Pero, los tipos de interés, según se desprende del estudio, siguen en niveles bajos, “de forma absoluta en los países desarrollados y relativamente bajos en los emergentes, respecto de los niveles alcanzados en años anteriores”. Si a esto se suma la desaceleración del crecimiento económico “el desarrollo de los negocios de Vida Ahorro y rentas vitalicias tradicionales se verán limitados”.

Sin embargo, el buen comportamiento de los mercados de valores es “un estímulo para los productos de seguros de Vida en los que el tomador asume riesgo de inversión, en aquellos países en los que este tipo de productos han alcanzado un peso significativo”.

En España, se recuerda en el informe, “el crecimiento económico continúa por encima del resto de las grandes economías de la Eurozona, pero está en proceso de desaceleración, lo que se está trasladando al mercado asegurador que se está ralentizando”.

El negocio de Vida Ahorro y de Rentas Vitalicias Tradicionales sigue “lastrado por el entorno de bajos tipos que afecta a toda la Eurozona y está sufriendo retrocesos en primas sin que esta situación vaya a mejorar en un futuro previsible”.

Para las economías emergentes, en general, las perspectivas empiezan a ser más favorables. “En Brasil y México, la situación económica mejora, lo que se está trasladando a sus respectivos mercados aseguradores. En Argentina, sin embargo, persiste el estado recesivo en el que se encuentra la economía y su mercado de seguros se enfrenta todavía a un panorama complejo, y en Turquía, las perspectivas siguen mejorando. Sin embargo, el entorno regulatorio de estos países está generando algunas importantes barreras que frenan el desarrollo de sus mercados aseguradores, elevando el nivel de incertidumbre en cuanto a sus crecimientos futuros”.

Conclusiones para España

  • La economía española se desacelera y se prevé que el crecimiento real del PIB en 2020 se sitúe en torno al 1,7%, frente a un crecimiento estimado para 2019 del 2% (2,4% en 2018).
  • La tasa de desempleo continúa a la baja, el ritmo de creación de empleo se ralentiza. Esta desaceleración de la economía está afectando al desarrollo de los negocios de No Vida y Vida Riesgo, que se están desacelerando previéndose que continúen con crecimientos moderados.
  • Es pronto para analizar el impacto de las políticas del nuevo gobierno; no obstante, existe incertidumbre en torno “al diseño e implementación de la política económica, lo que podría pasar factura en términos de la confianza de los consumidores e inversores y, en última instancia, en el desempeño futuro de la economía española”.
  • Se prevé que las primas de seguros No Vida crezcan en torno al 2% en 2020, 1% en términos reales; crecimiento inferior a la previsión para 2019 del 2,8% en términos nominales y 2,2% en términos reales
  • En los seguros de Vida Ahorro y de rentas vitalicias tradicionales persistirá el panorama de bajos tipos de interés que viene lastrando este negocio y que se mantendrá conforme a los últimos mensajes de política monetaria del BCE, lo que seguirá constituyendo un factor estructural que limite el crecimiento de este mercado.
  • La confianza de consumidores e inversores muestra signos de deterioro.
  • Las condiciones financieras laxas y signos positivos en algunos socios de la Unión Europea amortiguarán la desaceleración.
  • Es pronto para analizar el impacto de las políticas del nuevo gobierno; no obstante, existe incertidumbre en torno “al diseño e implementación de la política económica, lo que podría pasar factura en términos de la confianza de los consumidores e inversores y, en última instancia, en el desempeño futuro de la economía española”.

Conclusiones para América Latina

México

  • Se prevé un crecimiento interanual de 0% para la economía mexicana en 2019.
  • La inversión cae un 7,3% en el tercer trimestre del año.
  • Pese a ello, el PIB se prevé que el PIB se recupere suavemente a lo largo de 2020 hasta el 0,9%

Brasil

  • El crecimiento del 1,1% previsto para 2019 consolida la recuperación de la economía brasileña.
  • Conforme al dato más reciente, la producción industrial aumentó un 1%.
  • El gobierno brasileño ha anunciado un nuevo paquete de reformas para seguir avanzando hacia el equilibrio presupuestario.

Argentina

  • Se prevé una contracción del PIB del -3% en 2019.
  • Para 2020 la actividad económica seguirá mostrando un decrecimiento del 1,3%.
  • La inflación en 2019 se situaría en 55% y en el entorno del 35% para 2020.

The post Muchas vulnerabilidades y riesgos harán más lenta, frágil y elusiva la eventual recuperación económica appeared first on Inese.