Análisis mercado de seguros

El pasado año operaban en México 110 compañías en el mercado de seguros y fianzas. La prima bruta total emitida (GPW) por la industria fue 456.800 millones de pesos y el ingreso neto total alcanzó los 41.000 millones de pesos. Las primas de seguros para el mercado mexicano siguieron creciendo a un mayor ritmo que el PIB para el período comprendido entre 2012 y 2016.

  • Estos datos han sido actualizados en el informe de Moody’s en el que se pone de relieve que la tasa de crecimiento (CAGR) de la industria mexicana de seguros y fianzas fue del 10% y del 6% en términos reales, después de deducir la inflación, todavía duplican el crecimiento del PIB del país, menos del 3% anual, afirma el informe.

    El segmento de mayor crecimiento fue Salud (+ 22% en 2016), seguido por el segmento Vida (18%), No Vida (P&C, 16%) y Fianzas (1%). El segmento de pensiones disminuyó un 2% interanual. Por su parte, el Seguro Individual de Vida y Automóvil continuó siendo en 2016 la primera y segunda línea de negocios más grande en el conjunto de los seguros y

    (Medido por las primas brutas escritas), con una cuota de mercado de 26% y 20%, respectivamente, seguida por Vida (15%).

    El pasado año, además, es importante señalar que el marco regulatorio de Solvencia II se implementó en enero de 2016. “Esto afectó la rentabilidad reportada, la asignación de activos de inversión y en cierta medida la liquidez y la capitalización de algunas empresas. Lo que pone de relieve que la industria mexicana de seguros y fianzas tiene un grado moderado a alto de concentraciones, con las 10 aseguradoras más grandes representando alrededor de dos tercios primas globales del mercado”, concluye el documento.

     

     

    Perspectiva estable incluso ‘positiva’

    La perspectiva para el sector asegurador en México es ‘estable’, reflejando la buena liquidez de los aseguradores, los sólidos ingresos por primas, la sólida rentabilidad y la implementación exitosa de Solvencia II. Una perspectiva que podría cambiar a ‘positiva’ en caso de una mejora significativa en la calificación de bonos del gobierno y/o en el entorno operacional del país, pero podría pasar a Negativa si el crecimiento económico se amortigua.

    Moody’s precisó que a pesar de la perspectiva negativa que tiene sobre la nota soberana de México, derivada por los cambios en el gobierno de Estados Unidos, tiene implicaciones limitadas para el sector asegurador.

    Sin embargo, no descartó que una baja en la calificación soberana debilite los perfiles crediticios de las aseguradoras. Pero “las implicaciones para la industria de seguros es limitada, ya que ésta en general se beneficia de la confianza muy modesta en el financiamiento de deuda mientras que las posiciones de liquidez de los aseguradores son relativamente fuertes debido a sus buenas fuentes de ingresos a través de primas”.

    Además, se pone de relieve que la implementación exitosa de Solvencia II en las aseguradoras, que representan un 95% de las primas totales de la industria, cumplen con los nuevos estándares de capital basado en riesgo.

    “Las aseguradoras mexicanas están sólidamente posicionadas gracias a este marco de solvencia reguladora mejorado que captura sus diversos riesgos de inversión, reservas, productos y riesgos operacionales generales”, indicó la agencia en su estudio sobre el sector asegurador.

  • El desafío, la baja penetración del mercado

    Asimismo, desde la agencia se recuerda que las aseguradoras se seguirán beneficiando de las altas tasas de interés y esperan todavía un ajuste más por parte del Banco de México en su tasa. “Dado que las aseguradoras mexicanas dependen de los ingresos de las inversiones para lograr resultados positivos, las altas tasas de interés del mercado serán clave para su rentabilidad general”, acotó.

    No obstante, la baja en la tasa de interés, que prevén que sea más allá de 2018, representará un reto para el sector. Hacia adelante, espera que las primas continúen creciendo a pesar del lento desempeño de la economía mexicana, la cual ha sido superada por el sector asegurador. Sin embargo, desde la agencia se recuerda que “a pesar de un crecimiento saludable, la baja penetración en el mercado sigue siendo un desafío clave”.