Moody’s ha confirmado en ‘negativo’ el pronóstico para el sector mundial del Reaseguro, debido a que la “competencia feroz, el exceso de capacidad y la baja rentabilidad” siguen presionando a la industria, a pesar de algunos avances positivos. La agencia de calificación cambió su perspectiva a ‘negativa’ desde ‘estable’ en junio de 2014.
En su informe anual sobre el sector, la agencia anticipa que las disminuciones de precios continuarán, aunque a un ritmo más lento. “Inicialmente considerábamos con muy probable que el próximo año se dieran caídas de entre el 15% y el 20% en los precios para riesgos de catástrofes, pero ahora vemos menos probable est escenario tan grave ahora”, apunta Kevin Lee, analista de la firma y autor del informe.

Una razón de la desaceleración prevista en los precios es que los competidores no tradicionales, tales como los fondos de títulos vinculados a riesgos asegurados (ILS), tienen menos margen para bajar los precios, dado que están en uno de sus años menos rentables. A pesar de que las previsiones de tipos de interés se han revisado a la baja en las últimas semanas, Moody’s espera ver algún retroceso en el ámbito de los ILS. “Mientras que muchos inversores todavía se sienten atraídos por estos activos, algunos están saliendo por insuficiente rentabilidad, lo que sugiere que un fuerte aumento en las tasas de interés no es una condición necesaria para la salida de capitales de los ILS, un alivio para los reaseguradores tradicionales”, se detalla.

Por último, la agencia cree cada vez con más fuerza que un gran evento catastrófico en Estados Unidos, más que los tipos de interés o cualquier otro factor, pondrían a prueba la fiabilidad del capital no tradicional y determinar su penetración a largo plazo en el mercado de reaseguros.