Moody’s Investors Service ha declarado que mantiene una perspectiva ‘negativa’ para la industria de seguros en Argentina, según un nuevo reporte titulado, ‘Argentina’s Insurance Industry Outlook Remains Negative’. “Los fundamentos de la industria argentina de seguros permanecerán negativos por algún tiempo, debido al estancamiento del crecimiento del PIB, la devaluación de la moneda, la creciente inflación y el debilitamiento de las condiciones crediticias soberanas que experimenta el país y que a su vez afectan los perfiles financieros y de negocio de los emisores”, indica Diego Nemirovsky, Vicepresidente de Moody’s.
Según la agencia, la desaceleración económica de Argentina ha provocado una disminución en la venta de automóviles, en el empleo y la construcción, lo cual impedirá el crecimiento de los principales sectores de seguros tales como automotores, riesgos del trabajo, fianzas, transportes y combinados. La demanda de seguros de vida, retiro y pensiones también permanecerá en niveles extremadamente bajos, debido a que los consumidores tendrán presupuestos más limitados para la adquisición de nuevos productos de seguros o para continuar haciendo pagos sobre pólizas ya contratadas.

Adicionalmente, según el informe, el deterioro del perfil crediticio soberano del país ocasionó que bajara la calificación soberana de Argentina a Caa1 de B3 en marzo de 2014, lo que provocó un deterioro en los perfiles crediticios de los emisores debido a que tienen fuertes inversiones en bonos soberanos argentinos y en depósitos bancarios. Además, la aceleración de la inflación y el debilitamiento de la moneda provocarán un incremento en los costos siniestrales y gastos generales.

Debilitamiento de los precios y de la moneda

El incremento de precios y el debilitamiento de la moneda han ocasionado pérdidas técnicas de consideración para las compañías de seguros generales, afectando su rentabilidad y presionando su capital, y también afectarán la rentabilidad de los seguros de personas, especialmente en productos con ahorro a largo plazo que requieren de estabilidad monetaria para atraer nuevos clientes y mantener su crecimiento.

Por último explican que el alto nivel de litigiosidad en riesgos del trabajo, que ya debilitaron los resultados de técnicos y niveles de capitalización, continúa en alza a pesar del nuevo marco legal diseñado para moderar el reclamo judicial de empleados. El gran volumen de juicios de empleados que buscan mayores indemnizaciones genera incertidumbre, no sólo en torno a la estabilidad del ramo riesgos del trabajo, sino también en relación a la suficiencia de las reservas requeridas por la regulación.