INFORME

En su último informe, Moody’s señala que la perspectiva para la industria de seguros del Perú es estable. La estimación se apoya en la calidad de los activos de las compañías de seguros, las buenas perspectivas de crecimiento de su mercado asegurador y la sólida rentabilidad en los próximos 12-18 meses. Sin embargo, una fuerte competencia podría ejercer presión en los márgenes y la rentabilidad de algunas compañías durante este período.

  • “Las compañías de seguros peruanas han sido muy rentables en los últimos años, principalmente debido a sus sólidos resultados técnicos y financieros, los cuales esperamos que sigan siéndolo durante el período de alcance de este pronóstico”, señala Diego Kashiwakura, Senior Analyst de Moody’s. “Sin embargo, el aumento de la competencia ha mantenido los precios más bajos, lo cual ejerce presión sobre la rentabilidad general y los márgenes técnicos”.

    El mercado de seguros del Perú ha crecido significativamente en los últimos cinco años, expandiéndose a una tasa anual del 7,3%. Durante el mismo período, el PIB del país creció al 6,6%, lo que evidencia la fuerte relación entre el crecimiento económico y la evolución de las primas de seguros. “Esperamos que la industria continúe creciendo y que las primas aumenten en línea con un mayor crecimiento económico en los próximos 18 meses, ya que la actividad económica seguirá apoyando la demanda de seguros generales, seguros de vida y pensiones”, explica la agencia de calificación.

    El organismo regulador de seguros peruano ha empezado a adoptar las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) que permitirán aumentar la transparencia financiera. Esto supone que las aseguradoras deberán, entre otras cosas, informar acerca de sus reservas para cubrir la insuficiencia de primas, aunque los nuevos supuestos de fallecimiento podrían desafiar su capacidad para mantener los niveles de capitalización a medida que las reservas deban ser mayores. “No obstante, los requisitos de solvencia locales todavía no están a la altura de las mejores prácticas globales para marcos regulatorios de capital basado en riesgos”, concluye Moody’s.