Esta ratificación refleja “la posición muy fuerte del grupo en el mercado de seguros de Crédito a nivel mundial, su sólida capitalización, la calidad de inversión conservadora y una fuerte rentabilidad de suscripción a lo largo del ciclo”, concreta la agencia.

Estas fortalezas se ven parcialmente compensadas por una “limitada diversificación” de la empresa más allá del seguro de Crédito, su operativa en un sector “intrínsecamente cíclico y competitivo”, con una exposición significativa a riesgos específicos de cada país y al entorno económico global. Por otro lado, la agencia destaca que la calificación se beneficia del apoyo implícito y explícito de su matriz, ALLIANZ.

Con más detalle, Moody’s destaca que ha demostrado una rentabilidad “consistente y sólida” a lo largo del ciclo, con una cartera bien diversificada y una mayor exposición a países más estables (es decir, Alemania y Francia), reduciendo la volatilidad de su rendimiento en comparación con algunos de sus competidores. “Dicho esto, la rentabilidad se ha debilitado ligeramente en los últimos años, con un ratio combinado que ha aumentado hasta el 78,9% en los nueve primeros meses de 2017, frente al 74,7% en el mismo periodo de 2014”.

Esta menor rentabilidad viene dada por el ablandamiento de los precios en sus mercados principales y unas pérdidas superiores a las esperadas en algunas de sus exposiciones en los mercados emergentes, especialmente en China y Brasil. “De cara al futuro, esperamos que la rentabilidad del grupo mejore moderadamente como resultado de las acciones llevadas a cabo en sus exposiciones en los mercados emergentes, medidas para una eficiencia de costes operativos y la tendencia al alza de los tipos de interés, que deberían beneficiar a los ingresos por inversiones a lo largo del tiempo”.