Las primas de seguro de Vida en Latinoamérica y Caribe crecieron un 3,3% en 2014, esto supone una cifra inferior al 4,2% de 2013 y muy por debajo de la tasa de crecimiento media de alrededor del 8% tras la crisis económica.
Estos datos se reflejan en el último Sigma elaborado por SWISS RE, en el que se recoge que, con la excepción de Brasil y Perú, todos los demás grandes mercados de la región registraron crecimientos de primas significativamente más débiles.

En concreto, Colombia experimentó el descenso más pronunciado (–18%) debido principalmente a la importante transferencia de pensiones realizada en 2013 entre dos entidades estatales. Los principales lastres sobre las cifras de crecimiento en Colombia, México, Chile y Argentina fueron las menores primas de renta vitalicia y de pensiones. Esto contrasta con Brasil y Perú, donde los productos de ahorro y jubilación han respaldado el crecimiento. En Brasil, que cuenta con el 60% de las primas de vida de la región, destaca un fuerte repunte en el popular producto de vida-ahorro VGBL (Vida Gerador de Benefícios Livres), que fue la principal razón de la recuperación del crecimiento de las primas hasta el 5,4% en 2014, desde el 1,3% en 2013.

México, el más dañado en No Vida

Las primas de seguro de No Vida crecieron un sólido 4,7% en 2014, aunque por debajo del 6,8% de 2013. El crecimiento aumentó en Chile, Colombia y Venezuela y se ralentizó en Brasil, Argentina, Perú y México. El ‘gran obstáculo’ procedió de México, donde las primas de No Vida se contrajeron un 1,4% debido en gran parte a menores primas de daños (–9%) y autos (–1%) como consecuencia de la debilidad del crecimiento económico, el retraso en la renovación de grandes políticas gubernamentales y la feroz competencia en el ramo de autos. El impacto de un crecimiento económico más lento fue todavía más pronunciado en Argentina, Brasil y Perú, especialmente en el seguro de ingeniería y marítimo.

En Colombia, el descenso en ramos de seguro especializados fue más que compensado por un robusto crecimiento de las primas de Accidentes y Autos.

En Venezuela, donde el ramo de No Vida cuenta con casi el 75% de las primas, la conmoción petrolífera ha tenido más consecuencias de largo alcance.

Las primas de No Vida se reducirán aún más durante este año

Según el informe de Sigma, se prevé que el crecimiento de las primas de No Vida en Latinoamérica se reduzca aún más en 2015 para mejorar gradualmente a continuación. Una mayor restricción de la liquidez nacional y extranjera, un crecimiento económico débil y menos políticas fiscales de apoyo limitarán la demanda de seguro en los próximos dos años.

Se espera que la mayoría de bancos centrales sigan la iniciativa de Brasil y Colombia y endurezcan la política monetaria este año. Aunque esto alentará los rendimientos de inversión de las aseguradoras, las repercusiones sobre la demanda interna también afectarán al crecimiento de las primas, especialmente de productos de daños y crédito sensibles a las tasas de interés. En el lado de la oferta, la llegada de la regulación de solvencia basada en riesgo a México, Brasil y Chile durante los dos próximos años erosionará aún más los márgenes operativos de las aseguradoras en estos mercados.