Las renovaciones de reaseguro al 1 de enero de 2020 han estado marcadas por un deterioro de la siniestralidad, la falta de nuevas entradas de capital y los entornos cada vez más desafiantes en el mercados primarios de seguros y en la retrocesión. En todo caso, la oferta de reaseguro fue “en gran medida suficiente para satisfacer la creciente demanda en todos los países, excepto en los más restringidos”, según observa Guy Carpenter.

El bróker, en su análisis de la coyuntura de inicio de año, matiza que los resultados de las renovaciones variaron “significativamente” según la geografía, la línea de negocio y la cedente, “con el rendimiento uno de los diferenciadores clave”. El entorno de pérdidas y los cambios en las opiniones sobre el riesgo fueron factores cruciales para cambiar el sentimiento del mercado. El impacto de las reevaluaciones de riesgos ha sido particularmente pronunciado en el mercado primario, con algunos actores reducción la capacidad o incluso retirándose de ciertas líneas de negocio de bajo rendimiento”, concreta el bróker.

En lo que Guy Carpenter describe como un “mercado asimétrico”, las líneas en las que el rendimiento subyacente se mantuvo “positiva y rentable”, dio lugar, en general, a renovaciones en las que se mantenía las condiciones o incluso con una modesta reducción del coste, mientras que aquellos con condiciones operativas más tensas se enfrentaron a correcciones de mercado, “algunos significativas”, resalta el bróker.

“Los aumentos más pronunciados de las tarifas de reaseguro se localizaron en regiones específicas o en mercados típicamente liderados por años sucesivos de pérdidas, deterioro de los rendimientos y/o cambios en el percepciones de riesgo”, apunta la firma.

Las negociaciones se han convertido en una función más de precio que de capacidad

Los cambios en la dinámica del mercado llevaron a las reaseguradoras a sopesar alternativas capital, como los bonos de catástrofe. “Las condiciones culminaron en importantes aumentos de las tasas de retrocesión en varios tipos de cobertura, aunque con marcadas distinciones según los productos, estructuras, relaciones, tolerancia al riesgo, experiencia de pérdidas y rendimientos”, apunta.

“El sector del (rea)seguro está atravesando un período de transición. Las estrategias de cuantificación del riesgo incorporan nueva información y el apetito por el riesgo se están ajustando en consecuencia», resume Peter Hearn, CEO de Guy Carpenter.

«La respuesta del mercado a estas dinámicas continúa evolucionando. A 1 de enero de 2020, había capital más que suficiente en relación con la demanda para la mayoría de las colocaciones, incluso cuando los reaseguradores navegaban en pérdidas elevadas. Sin embargo, las condiciones del mercado se han endurecido claramente y las negociaciones se han convertido en una función más de precio que de capacidad», añade David Priebe, presidente del bróker. “Los reaseguradores seguirán desplegando capacidad con cautela”, concluye.

The post “Mercado asimétrico” en las renovaciones de reaseguro de 1 enero appeared first on Inese.