Más de 250 representantes del mundo del seguro de España y Brasil, así como otros aseguradores procedentes de otros países latinoamericanos, se dieron cita ayer en la II edición de FAMA Internacional que se celebró en esta ocasión en Río de Janeiro para debatir y analizar la actual realidad del mercado asegurador a ambos lados del Atlántico.
Marco Antonio Rossi, presidente de la Federación Interamericana de Seguro (FIDES), afirmó que Brasil está participando en el día a día de la realidad de Latinoamérica. Rossi recordó que “antes cometimos el error de no hacerlo y esta es una gran oportunidad para Latinoamérica y para Brasil”. Hizo un repaso sobre la evolución del seguro en los últimos 15 años. Explicó que en ese período el sector asegurado ha pasado de representar “un 1% del PIB a un 6% del PIB en la actualidad”. Rossi destacó la reducción de la inflación, las nuevas formas de comercializar e incluso la forma de comunicar de las compañías son algunas de las claves de esa evolución. No obstante, “quedan muchos retos por delante”, matizó el presidente de FIDES.

Así destacó que “se consume muy poco seguro per cápita y las aseguradoras tienen el reto de llegar a todo el territorio y a todas las personas en un país muy grande”. Por ello, Rossi manifestó que en Brasil “el seguro es para clase alta y media alta y uno de nuestros desafíos es llegar a personas de clases menos favorecidas. El ejecutivo destacó que “necesitamos que el país siga yendo bien, pero hay muchas cosas que podemos hacer con independencia de cómo vaya la economía”.

Un dato relevante que señaló el presidente de FIDES es que el 53% de los habitantes de las favelas brasileñasestá bancarizado, es decir, cuenta con una cuenta corriente”. “El brasileño ha pasado a entender que el seguro es importante para él. Nosotros hemos conseguido incidir en la mente de los brasileños y hacerles entender que hay que proteger el auto, la casa o la vida”, explicó. Con todo, queda mucho por hacer. “125 millones de ciudadanos brasileños no tienen seguro de vida; 182 millones carecen de una póliza dental; 58 millones de casas no están aseguradas; 38 millones de coches circulan sin ninguna cobertura; 152 millones no tienen un plan de salud y 3 millones de empresas no están aseguradas”.

Tras la intervención de Rossi, intervino Robert Bittar, presidente de Funenseg, la Escuela de Seguros de Brasil, quien pronunció una conferencia sobre la responsabilidad del corredor de seguros en la construcción del mercado y el desarrollo social. Destacó la formación y la necesidad de un marketing creativo como clave para el crecimiento del seguro, subrayando sobre la labor de la Escuela de Seguros brasileña, que “en los últimos 10 años fueron habilitados 42.0000 corredores” tras pasar por el centro de formación. En Brasil, el corredor tiene el 85% de ventas del seguro tradicional.

“Brasil es lo suficientemente maduro para buscar sus propios modelos de supervisión”

La última sesión se inició con una conferencia del supervisor brasileño Roberto Westenberger, que se declaró un defensor claro del modelo de Solvencia II que se va a implantar en Europa. Afirmó que “el mercado de Brasil es lo suficientemente maduro para buscar sus propios modelos de supervisión del sector asegurador”.

En el debate posterior, participaron Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA; Domingo Lorente, secretario general del Consejo General; y José Luis Ocón, presidente de HISPANIA.

González de Frutos explicó que la regulación de seguro en todo el mundo “tiene que regirse por el principio de defensa del asegurado” y recordó que, aunque “nuestro sector tuvo poco que ver con la crisis financiera, lo cierto es que durante tiempo se ha pedido por parte de los reguladores un nivel de exigencia muy elevado”. En el caso de Solvencia II, aseguró que “estoy de acuerdo con los principios pero el desarrollo se ha pasado de rosca”. Además, manifestó que “seguro que este grado de exigencia irá trasladándose al resto de mercados”. Finalmente, apostó por la autorregulación sincera en una primera fase. De este modo, cuando llegue la regulación, los responsables tendrán sobre la mesa una propuesta concreta surgida desde el propio sector.

Antonio Huertas, presidente de MAPFRE, premio FAMA Internacional

En la ceremonia de entrega de los premios FAMA Internacional fueron galardonados Robert Bittar y Antonio Huertas, presidente de MAPFRE, que señaló que “es un premio muy importante para la familia MAPFRE en el mundo. Somos una compañía de personas que trabajan para personas. Me gustaría dedicar este premio a mis compañeros de la compañía de Brasil, la mejor compañía del mundo”.

Huertas, que también participó en el foro con una conferencia sobre hacia dónde debe evolucionar el mercado asegurador latinoamericano, aseguró que “la Mediación es imprescindible, el mediador tiene unas capacidades importantes, pero debe adaptarse a esta nueva necesidad para aportar más valor, identificar nichos con potencial de crecimiento, potenciar los seguros de Vida y de Salud, también crear productos sencillos que lleguen a las nuevas clases sociales que logran llegar a un nivel de ingresos suficiente para ser asegurados. Ellos son los que tienen el mando, ellos elegirán el mediador y la compañía”.

Huertas explicó que “otro reto será la multicanalidad”, ya que como aseveró “algunos pueden verlo como intrusos que vienen a nuestra actividad para quitárnosla. No debemos solo luchar, también podemos aliarnos con ellos. En internet, los usuarios latinoamericanos se conectan al nivel de las zonas más desarrolladas, la realidad está ahí y no debemos oponernos. La multicanalidad es solo el principio, luego llegará la omnicanalidad, para ofrecer al cliente la puerta que quiera para acceder al producto. El asesoramiento debe ir más allá y utilizar las nuevas herramientas colaborativas para conectarse con el cliente”.

Concluyó asegurando que “no habrá desarrollo asegurador si no hay desarrollo social. Nos consideramos tan latinoamericanos como españoles. Nos sentimos orgullosos de los 22 años que llevamos aquí”.