La aseguradora MAPFRE quiere fortalecer su posicionamiento en el mercado de Decesos de Perú. Así, la entidad -después de adquirir en 2013 el camposanto ecológico Campo de Paz, en Piura- se encuentra construyendo otros dos. El primero de ellos, en Pisco, se inaugurará en agosto, mientras que el de Ica estará operativo a partir de marzo de 2015. En estas dos obras, la aseguradora realizará un desembolso de 7,5 millones de dólares, a los que habría que añadir la compra del cementerio anterior que ascendió a los 3 millones.
En conversación con El Comercio, el subdirector de la Unidad de Negocio de Funeraria y Camposanto de MAPFRE, Juan Javier, señala que “el negocio de camposantos es rentable cuando se maneja en conjunto con los servicios funerarios y de seguros. Los que no estén protegidos con estas ventas no tienen oportunidad de mantenerse en el mercado”.

MAPFRE tiene unas primas de este ramo por valor de 74 millones de soles (26,2 millones de dólares) con un margen del 60%.

Junto con el negocio de los cementerios MAPFRE también ha introducido avances en el negocio de las cremaciones. La compañía inaugurará a final de este mes un columbario en Lima y adquirirá otros dos próximamente.